IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Wendy Rufino. Minutos antes de que empezara el concierto, los jóvenes hacían fila entusiasmados, para entrar a la inusual sede.

FIOM deleita a los jóvenes en la Catedral

9 de diciembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Los “chochos” invadieron Catedral, pero no se trata de una horda de insectos, sino de cientos de alumnos de secundarias que, en sus tradicionales uniformes verdes, acudieron a la cita con el Festival Internacional de Órgano de Morelia (FIOM) “Alfonso Vega Núñez”. Minutos antes de que empezara el concierto, los jóvenes hacían fila entusiasmados, para entrar a la inusual sede.

Pese a que data de hace miles de años, el órgano musical es todavía un instrumento sorprendente, así lo demostró el intérprete y compositor moreliano Ignacio Martínez Madrigal, quien ofreció un concierto didáctico enmarcado en la 49ª edición del FIOM. Acompañado por Leonora Vega Williams, quien explicaba los pormenores del instrumento, mientras Martínez Madrigal lo mostraba con los sonidos.

Cientos de adolescentes asistieron a Catedral para comprobar que no es un instrumento aburrido, para personas que nacieron a principios del siglo pasado, ni atado a la región. Es una impresionante máquina sonora que, si bien no es tan popular debido a su pocas posibilidades de movilidad, tiene un amplio catálogo de timbres y tonos que ninguno puede igualar.

Las piezas que integraron el programa fueron obras de Juan Bautista José Cabanilles (16441712), y la Tocatta en Re menor, de Johan Sebastian Bach, para ejemplificar las diferencias tímbricas de cada nivel de teclado; además de una obra propia e improvisaciones.

El también docente en el Conservatorio de las Rosas consideró que es necesario acercar a los jóvenes a un instrumento tan antiguo y particular, para lo que es necesario ampliar el repertorio de obras destinadas a enseñar lo que se puede hacer con el instrumento, que puede emular desde el dulce canto de un pajarito, hasta un estridente sonido grave; con sus diferentes palancas, pedales y botones, el órgano puede cambiar sus timbres y sonar como otros instrumentos.

Para más información, consulta la edición impresa de este 09 de noviembre del 2015.

Comparte la nota

Publica un comentario