IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Internet. El escritor mexicano recordó que al vate argentino no le gustaban las entrevistas.

Jorge Luis Borges es evocado en nuevo libro de Enrique Krauze

23 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El icónico escritor argentino Jorge Luis Borges, quien es considerado uno de los grandes maestros de la literatura universal del siglo XX, es recordado a 116 años de su natalicio que se cumplen mañana, por el historiador mexicano Enrique Krauze (1947) en su nuevo libro.

“Personas e Ideas” es el primero de una colección de siete libros en los que Krauze reúne ensayos de toda índole, basados en conversaciones que ha tenido con diversas personalidades a lo largo de 40 años de su vida como profesional, entre ellas Borges, informó el portal de Grupo Fórmula.

El escritor mexicano recordó que al vate argentino no le gustaban las entrevistas. Sin embargo, se acercó a él para hablar del filósofo heterodoxo Baruch Spinoza (1632-1677), lo cual le alegró mucho a Borges y accedió a un desayuno, esto fue calificado por Krauze como uno de los momentos más entrañables de su vida.

De acuerdo con el portal del Instituto Cervantes, Jorge Luis Borges Acevedo nació el 24 de agosto de 1899 en Buenos Aires, Argentina, en el seno de una familia de próceres que participaron en la independencia de su país.

Borges creció en la casa de su abuela donde aprendió a leer inglés y descubrió su vocación literaria desde los seis años. Inspirado por “Don Quijote de la Mancha” redactó su primera fábula cuando corría el año 1907, la cual tituló “La visera fatal”.

A los diez años comenzó a publicar, pero en esa ocasión no una composición propia, sino una brillante traducción al castellano de “El príncipe feliz”, de Oscar Wilde (1854-1900), según un perfil biográfico del autor difundido por el portal “biografiasyvidas.com”.

Durante la Primera Guerra Mundial, la familia del escritor viajó por Europa hasta establecerse en la neutral Ginebra en Suiza, y ese tiempo el joven Borges fue devorador incansable de libros, desde los clásicos franceses como Voltearé (1694-1778) o Víctor Hugo (1802-1885) hasta los simbolistas.

En esta época descubrió maravillado el expresionismo alemán, por lo que se decidió a aprender el idioma descifrando por su cuenta la inquietante novela de Gustav Meyrink (1868-1932) “El golem”.

Borges realizó sus estudios profesionales en Ginebra, Suiza y Londres, Inglaterra, además vivió en España desde 1919 hasta 1921.

De regreso en Argentina, participó con Macedonio Fernández (1874-1952) en la fundación de las revistas “Prisma y Prosa” y firmó el primer manifiesto ultraísta, para luego en 1923 publicar su primer libro de poemas, “Fervor de Buenos Aires”, y en 1935 “Historia universal de la infamia”, este último compuesto por una serie de relatos breves.

En la década de 1930 su fama creció en Argentina y publicó obras en colaboración con Bioy Casares (1914-1999), de entre las que destaca “Antología de la literatura fantástica”.

En este tiempo su actividad literaria creció hacia la crítica y la traducción de autores como Virginia Woolf (1882-1941), Henri Michaux (1899-1984) o William Faulkner (1897-1962).

Borges fue bibliotecario, conferenciante y profesor de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires, presidente de la Sociedad Argentina de Escritores, miembro de la Academia Argentina de las Letras y director de la Biblioteca Nacional de Argentina desde 1955 hasta 1974.

En 1961 compartió con Samuel Beckett (1906-1989) el Premio Formentor, otorgado por el Congreso Internacional de Editores y desde 1964 publicó indistintamente en verso y en prosa.

Borges utilizó un singular estilo literario, basado en la interpretación de conceptos como el tiempo, espacio, destino o realidad. La simbología que desarrolló remite a los autores que fueron indispensables en su biblioteca como: William Shakespeare (1564-1616), Thomas De Quincey (1785-1859) o Joseph Conrad (1857-1924).

Publicó libros de poesía como “El otro, el mismo”, “Elogio de la sombra”, “El oro de los tigres”, “La rosa profunda”, “La moneda de hierro” y cultivó la prosa en títulos como “El informe de Brodie” y “El libro de arena”.

“Ficciones” (1944), “El Aleph” (1949) y “El Hacedor” (1960), son sus tres colecciones de relatos de mayor proyección y que mejor definen su obra, según los expertos literatos.

Borges fue galardonado con el Premio Internacional Cino del Duca en 1980, además fue varias veces candidato al Premio Nobel de Literatura, pero la importancia de su obra fue reconocida con el Premio Miguel de Cervantes en 1979.

El 14 de junio de 1986 la luminosa vida del maestro argentino apagó su luz, a los 86 años en Ginebra, Suiza, producto de un enfisema pulmonar.

Comparte la nota

Publica un comentario