IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Imagen: Elmundo. Obras escénicas en Mérida promueven lealtad y cuidado hacia mascotas.

Obras escénicas promueven cuidado de mascotas en Mérida

7 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Con propuestas didácticas que hacen conciencia sobre la lealtad y cuidado hacia las mascotas, así como la lucha en defensa de ideas y valores por encima de las aspiraciones a la falsa gloria, llegan a 100 representaciones las piezas dramáticas “Mi perro y yo” y “Don Quijote. Historias andantes”.

Bajo la dirección de Raquel Araujo y actuada por Silvia Káter, “Don Quijote. Historias andantes” es una obra que permite a niños, adolescentes y jóvenes, principalmente, infiltrarse en el mundo del “Caballero andante” y acompañarlo en algunas de sus aventuras, a través de juegos, objetos y múltiples miradas.

También considerado como un teatro de objeto, pues el espectador tienen una cercanía escénica con diversos objetos que han de convertirse en los personajes de la obra, el montaje quijotesco es también una cajita que al abrirse permitirá la narración de una historia tras otra.

Es un montaje para un público máximo de 120 personas, que llevará al niño, al joven, a otra dimensión del imaginario, en especial en momentos que éste busca brevedad en la información y donde el lenguaje es muy pobre por el uso indiscriminado de la tecnología.

Para la directora del montaje, Raquel Araujo, estimular el teatro, como parte del arte, es también una herramienta para construir comunidad, lo que a su vez es uno de los objetivos centrales de la obra.

Recordó que la lucha de Don Quijote de la Mancha es una eterna lucha por el bien, por la justicia, con un espíritu de equidad que no se doblega aun cuando salga siempre “bien apaleado”.

Por su parte, el dramaturgo Nelson Cepeda recordó que “MI perro y yo” es una historia que permite revivir diversos pasajes de la infancia de antaño, “cuando las tablets no existían y nos gustaba revivir esos juegos en el parque y éramos doctores, paleontólogos y héroes”.

Pero, sobre todo, abundó, “teníamos un sentido de amor y cuidado por nuestras mascotas, eran parte de nuestras familias y no buscábamos comprar un perro de raza sólo para presumir, como sucede ahora y solo una vez a la semana le prestamos atención, con una palmada en la cabeza y ya.

“Hoy la mascotas se han convertido en objetos decorativos, cuando en antaño eran parte de nosotros, por eso no importaban que no fueran de raza, los cuidábamos y queríamos, eran nuestros compañeros inseparables de juego”, sostuvo.

“Mi perro y yo” tendrá su representación número 100 en el Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede) el 8 de agosto, en tanto que “Don Quijote. Historias andantes”, lo hará el día 9 en el teatro José Peón Contreras. En ambos casos se develará una placa por 100 representaciones.

Comparte la nota

Publica un comentario