IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Notimex. “La culpa es de los tlaxcaltecas” rinde tributo a Elena Garro.

Rinden tributo a Elena Garro con “La culpa es de los tlaxcaltecas”

10 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- Con lectura dramatizada de la obra “La culpa es de los tlaxcaltecas”, a cargo de las actrices Mónica Dionne y María Aura, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) recordó hoy aquí a la escritora y ensayista mexicana Elena Garro (1916-1998) en el Centenario de su Natalicio.

En la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, ambas actrices expresaron su beneplácito por recordar a quien fuera considerada una pionera del “realismo mágico”, al tiempo que hicieron una breve introducción biográfica.

En medio de una buena entrada, las actrices dieron voz a la obra de la Premio Xavier Villaurrutia 1963, un relato que plasma el conflicto entre el universo indígena y el mestizo, y que hace referencia a un tiempo mítico que encierra la riqueza perdida de las ciudades prehispánicas en México.

El texto, donde Laura es la protagonista de la historia, se desenvuelve entre pasado y presente para formar un tiempo mítico en el cual lo ocurrido hace cientos de años confluye con la actualidad.

El lector se encuentra entre dos mundos diferentes y a la vez paralelos: el de la caída de Tenochtitlan, donde pelean los tlaxcaltecas, y el México moderno del siglo XX.

Publicado en 1964 como parte de la colección La Semana de Colores, Garro utiliza realismo mágico para transportar un mensaje sobre la función de mujeres en sociedad.

El cuento empieza cuando Laura Aldama le cuenta a Nacha, su ama de llaves, sobre su viaje a Guanajuato con su suegra Margarita. Después de quedarse sin gasolina en el puente sobre el Lago Cuitzeo, Margarita fue a buscar gasolina y dejó sola a Laura, permitiéndole escapar para estar con su esposo mexica, o primo-marido, del siglo XVI.

En el siglo XVI, Laura es parte de la conquista, liderada por Hernán Cortés. De regreso a su vida en la Ciudad de México del siglo XX, Laura se siente culpable y desgarrada entre sus dos vidas.

Laura vuelve para conocer a su “primo marido” a pesar de que Pablo, su marido del siglo XX, reacciona de manera agresiva. Laura continúa viendo el sufrimiento de su “primo marido” y de sus heridas de guerra. La historia termina con un final abierto cuando Laura se va con su primo-marido y Nacha decide dejar la casa.

Según el INBA, el crítico Emmanuel Carballo llegó a afirmar en “Protagonistas de la literatura mexicana” que los personajes de esta obra “desprecian la razón y la lógica; aceptan como único rumbo posible la fantasía y viven presos en un mundo fascinante y peligroso hecho de supersticiones, consejas y mitos”.

“¿Sabes, Nacha? La culpa es de los tlaxcaltecas”, le comenta Laura a su cocinera, después de haber entrado con su traje quemado y sucio, mucho tiempo después de su desaparición en un accidente en Guanajuato, por lo cual ya la daban por muerta.

A partir de ahí de desdobla otro tiempo. Laura hace un viaje en el que conoce a su primo-marido, un indígena que la reconcilia con sus raíces mestizas y le provoca un sentimiento de culpa por la caída de Tenochtitlan.

En su ensayo “Los días se tocaban con la punta de los dedos”, el crítico Geney Beltrán asegura que el elemento más importante de esta ficción es una idea no racionalista del tiempo.

Es decir: se puede llegar a un punto donde todas las eras se concentran y por lo tanto conviven el pasado, el presente y el futuro, lo cual da a la protagonista de esta historia la oportunidad de liberarse de la restricción de tener que vivir en una sola época y un solo sitio, y provoca que se expandan los rangos de su vida y su sensibilidad.

Al parecer, Laura tiene un esposo en cada tiempo en el que vive: un guerrero indígena en el siglo XVI y un hombre del XX. A lo largo del cuento, Nacha es una suerte de confidente para Laura, quien busca responder a través de ella todas esas preguntas que salen de su mente.

Comparte la nota

Publica un comentario