IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Wendy Rufino.- Amparito Contreras, propietaria cuenta que desde que era niña elabora estos ricos postres de forma artesanal

“La Pacanda”, una helada y deliciosa tradición

16 de junio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Astrid Herrera / La Voz de Michoacán.
Morelia, Michoacán.- ¡Ay! esas nieves de pasta, mamey, chongos, galleta, chocolate, limón, fresa, zapote, pistache, guanábana, durazno, ciruela, tamarindo, y otras más que prepara de manera artesanal y con tanto amor la familia de Amparito Contreras desde 1905.

Sí, esas de la nevería “La Pacanda” que se encuentra en el portal Hidalgo de la ciudad colonial Pátzcuaro que tienen un riquísimo, inigualable y auténtico sabor natural.

Quien ha ido a Pátzcuaro sabe de qué estoy hablando y quienes aún no se han dado el tiempecito para degustar de este postre exquisito de la empresa de Amparito, que en este año recibirá la presea “José Tocavén Lavín” al Mérito Empresarial, otorgada por esta Casa Editorial, no sabe de lo que se pierde.

La nevería “La Pacanda” que hoy en día lidera Amparo Contreras Medina, nació allá por el año de 1905 cuando don Agapito Villegas, padrino de su hermano mayor, Francisco Contreras, inventó la nieve de pasta.

amparito

“En ese entonces don Agapito hacía nieve de limón, tamarindo, fresa y zapote pero él quería algo más innovador y fue cuando inventó la de pasta y le puso así por su textura, porque es pastosa”, comparte Amparito.

Platica que Agapito hacía una y otra vez la nieve pastosa pero como no le salía a su gusto la tiraba hasta que un día encontró la fórmula ideal para transformar no sólo a su nevería sino a la ciudad completa de Pátzcuaro, ya que hoy en día es muy popular por la nieve de pasta.

Destaca que don Agapito le puso a la nevería “La Pacanda” en honor a la isla de Pátzcuaro que quiere decir “los que se quedaron” y al parecer le quedó bien el nombre porque muchos clientes se han quedado picados con la nieve y cada que regresan no perdonan la cazuelita de harina con sabor a canela acompañada de las bolas de nieve o incluso los litros que también se llevan para seguir degustando durante una semana o para regalar a los amigos o familiares.

La mujer de 72 años de edad aporta que cuando Agapito murió, en gratitud a la ayuda otorgada por su hermano le dejó la receta de la nieve de pasta… “y fue entonces cuando mi mamá, Salud Medina Vega, empezó a venderla en la plaza de Don Vasco de Quiroga, bajo los árboles frondosos de este lugar, justo en frente del portal Hidalgo donde hoy en día nos encontramos”, dice.

De este modo, señala que desde que nació ha vivido al lado de la nieve, de los botes, cubetas, paletillas, cucharones, garrafas y fruta con la que se elabora la nieve… “desde chiquilla me empezó a traer mi mamá y ahí surgió mi amor por este negocio”, resalta con una sonrisa de oreja a oreja.

Orgullosa de su nevería, aporta que gracias a esta empresa que ha recibido a grandes personalidades como el general Lázaro Cárdenas del Río, algunos gobernadores y artistas, sus hermanos y ella tuvieron educación a pesar de que era difícil porque por el proceso artesanal de la elaboración de la nieve les implicaba mucho tiempo.

Asimismo, declaró que también esta empresa les ha permitido amar lo artesanal ya que resalta que todo el proceso de la nieve que se elabora es totalmente a mano y con frutas de temporada y de calidad.

Foto: Wendy Rufino.- Amparito Contreras, propietaria cuenta que desde que era niña elabora estos ricos postres de forma artesanal

Foto: Wendy Rufino.- Amparito Contreras, propietaria cuenta que desde que era niña elabora estos ricos postres de forma artesanal

“La nieve la hacemos en la casa y se prepara todavía como antes a vuelta y vuelta y se prepara sin máquina a mano y son productos sin saborizantes así que todo es natural”, expresa sonrojada.

Menciona que lo que busca con la elaboración de esta nieve artesanal es preservar la tradición de Pátzcuaro.

“Espero que no se acabe esta tradición que hemos conservado y que hoy en día mis nietos de 12 años ya están aprendiendo para continuarla porque también ha impulsado fuentes de trabajo, sobre todo para los estudiantes”, enfatizó.

Explica que entre sábado y domingo así como en días festivos y vacaciones se emplean de ocho a 10 personas para atender el negocio mientras que hay también seis nevadores.

Cabe destacar el puesto de nieve de Amparito no desencaja con su arquitectura y declaratoria como Pueblo Mágico ya que su mostrador es de madera y sus botes de aluminio envueltos en yute para preservar la textura de la nieve y tradición.

Después de 111 años, Amparo sigue promoviendo su nieve no sólo en su negocio sino en otros eventos de gran prestigio como “Morelia en Boca” y algunos más que se efectúan a nivel nacional para presumir los productos michoacanos.

Esta mujer, madre de cuatro hijos y extrabajadora del gobierno del estado que en este 2016 reconoce por La Voz de Michoacán en el marco de su 68 aniversario, platica que siente que su esfuerzo ha tenido una buena respuesta… “sobre todo, no porque me reconozcan a mi sino porque es algo que distingue Pátzcuaro y eso me da orgullo”, expresa.

Y es que Amparo asegura que gracias a la nieve hay mucha gente que viene a Pátzcuaro y aunque señala que muchas de las ocasiones le han dicho que la venda en otra partes del país no lo hace…  “porque ésta es de Pátzcuaro y para Pátzcuaro que vive del comercio, así que quien quiera una nieve de pasta deberá de venir”, sonríe.

Esta mujer destacada por su trabajo agradeció a la clientela su apoyo la cual abunda  fielmente regresa a la nevería, incluso con el sentimiento porque la nieve les recuerda algo como un momento bello o un ser querido.

“Gracias a toda la gente que viene de aquí y de otras partes del mundo es que la nieve, sobre todo la de pasta, se sigue posicionando a pesar de que ha habido tiempos buenos y malos como todo negocio y eso me ha motivado a seguir adelante y demostrar que Pátzcuaro tiene mucho que ofrecer”, recalca.

Finalmente, la empresaria dirigió a las mujeres, que a pesar de ser féminas y se les cataloga como débiles pueden hacer mucho para llegar lejos, trabajando y poniendo el corazón en lo que realizan.

Comparte la nota

Publica un comentario