IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Internet. La cantidad que se paga por cada uno de estos reptiles de apariencia prehistórica está basada en su tamaño y en la calidad de su piel.

Millonarias ganancias en Florida por industria del cocodrilo

9 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Desde una hamburguesa de carne de cocodrilo hasta su codiciada piel para carteras y zapatos de famosos diseñadores, son muestra de una creciente industria alrededor de este reptil que deja millonarias ganancias en el estado de Florida.

Esta entidad descubierta por un español a principios del siglo XV es una zona acuífera donde abunda el cocodrilo y es el cuarto estado más grande de Estados Unidos donde la modernidad de lujosas mansiones se mezcla en sus límites con un gran número de pantanos o ciénagas.

En Florida hay por lo menos 68 granjas o criaderos de cocodrilo o caimán, pero sólo diez de ellas venden la piel o la suculenta carne del reptil. La mayoría de estas granjas, según la Comisión de Pesca y Conservación de Vida Silvestre de Florida son atracciones turísticas.

Como un dato de la evolución que ha tenido esta industria en los últimos años basta decir que en 1978 el estado tenía sólo cuatro granjas que producían unos 19 mil dólares en ganancias, para 2012 las docenas de granjas produjeron nueve millones de dólares.

Y mientras que hace 34 años el precio promedio de un cocodrilo en el mercado era de 57 dólares en la actualidad su valor alcanza casi los 600 dólares.

La cantidad que se paga por cada uno de estos reptiles de apariencia prehistórica está basada en su tamaño y en la calidad de su piel.

Las pieles del cocodrilo de granja son utilizadas típicamente para la fabricación de correas para reloj, mientras que la parte del vientre es la más apreciada y con ella se fabrican botas o asientos de motocicleta.

El caimán es la única especie de cocodrilos disponible en cantidades razonables para fabricar artículos grandes como bolsos o maletas para equipaje, muebles o prendas de vestir, según la compañía American Tanning and Leather.

Al margen del cocodrilo de granja, también está el salvaje o virgen, cuya cacería oficial se inicia a mediados de agosto. Miles de cazadores se aprestan a navegar las aguas de Florida buscando en los pantanos capturar un cocodrilo.

La Comisión de Pesca y Conservación de Vida Silvestre de Florida emite regularmente unos seis mil permisos al año y un cazador puede atrapar hasta dos caimanes de un canal asignado.

La caza de este reptil ha sido impulsada en los últimos años por programas de televisión como “Swamp People” (Gente de pantano) y “Gator Boys” (Chicos lagarto) que cuentan las historias de los cazadores de cocodrilos de Louisiana y de tramperos de Miami.

A raíz de estos programas este deporte ha crecido cuatro veces en la última década, de dos mil 164 cazadores en 2002 a ocho mil 13 en 2011, según datos oficiales.

La popularidad de estos programas no sólo ha provocado un aumento del número de cazadores, sino que también ha impulsado la demanda de piel y carne del reptil.

Kevin Towsend, dueño de una granja en LaBelle, una localidad al norte de Miami, dijo que la carne de cocodrilo está de moda y que ahora muchos restaurantes la quieren tener en sus menús como un platillo exótico.

De los cocodrilos se aprovecha todo en diversos mercados, desde los artículos de piel, hasta las cabezas conservadas y las patas para ser vendidas en tiendas de recuerdos y como productos cárnicos.

Todo el trabajo implicado en el proceso de destazar un cocodrilo y de curtir su piel, así como el número de personas que participan, hacen que la carne y su piel sean un productos muy preciados.

La tienda “All American Gator” de Hollywood, al norte de Miami, reportó recientemente la venta de tres piezas de sofá por 36 mil dólares. Esta tienda también fabrica cinturones, bolsas, chamarras y portafolios.

Pero un producto como un portafolio o una cartera de piel de cocodrilo en la marca de Gucci, por ejemplo, puede llegar a costar hasta 50 mil dólares, de acuerdo con el dueño de esa tienda Brian Wood.

En Estados Unidos el cocodrilo fue excluido de la lista de especies en peligro de extinción en 1987, pero sigue siendo una especie protegida a nivel federal y su caza es controlada por programas especiales a nivel estatal. Louisiana tiene la principal industria vinculada a este reptil.

Comparte la nota

Publica un comentario