IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Agencias. Existen células conformadas por dos o tres personas, en algunos casos extranjeros, que le cambian la tarjeta al usuario, cuando éste se distrae.

Sugieren extremar precauciones para retirar efectivo del cajero

26 de junio, 2016

Notimex/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- Los cajeros automáticos son una herramienta multifuncional para retirar efectivo y acceder a otros servicios, sin embargo, no es seguro retirar dinero a cualquier hora del día y en donde sea, porque las posibilidades de ser víctima de un delito van en aumento.La compañía de seguros de propiedad y responsabilidad civil, Chubb, destacó que entre los modus operandi más comunes para que los delincuentes roben a su víctima son el denominado “skimmer” o dispositivo que se coloca en la banda magnética de la tarjeta para clonar la información.

Otra modalidad es poner en otra tarjeta llamada “paloma” y realizar nuevas disposiciones de dinero a través del NIP clonado; también colocar rampas en los cajeros, ya sea de madera o aluminio para evitar que salga el efectivo y cuando el usuario se dirije a reportar el hecho, de inmediato disponen del dinero.

Asimismo, explicó que existen células conformadas por dos o tres personas, en algunos casos extranjeros, que le cambian la tarjeta al usuario, cuando éste se distrae.

Por ello, la firma sugiere tomar medidas de seguridad para que al momento de realizar un retiro de efectivo, éste sea seguro como no utilizar cajeros si detectan anomalías; verificar que no exista ningún tipo de cámara que pueda grabar el NIP.

Asimismo, no permitir ayuda de personas desconocidas al momento de utilizar el cajero, no revelar la contraseña a ningún desconocido que pretenda “ayudar”, evitar los cajeros alejados y poco concurridos, así como verificar que la ranura se introduce la tarjeta no tenga ningún material extraño.

Recomienda también que al marcar la clave se cubra la pantalla con la mano de tal forma que no sea visible para los demás, no utilizar los cajeros automáticos por la noche, procurar no llamar la atención con joyas ostentosas, no brindar ayuda a personas desconocidas que lo soliciten y memorizar la contraseña.

Si la tarjeta se queda dentro del cajero automático, no perderla de vista y avisar de inmediato al personal de la institución bancaria; además de solicitar cada cierto tiempo un historial de movimientos bancarios para asegurarse que sea lo correcto.

Chubb agrega que existen varios seguros en el mercado que, aunque no se pueden comprar directamente con las aseguradoras, están ligados a las tarjetas a través de la institución financiera o tienda departamental que cubren este tipo de delitos.

Comparte la nota

Publica un comentario