IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 16 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

20.29

21.48

Foto: Internet. Con estímulos se eleva la productividad, al incrementar sus ingresos y evitar la deserción laboral.

Estímulos para el buen desempeño laboral

13 de julio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Las estimulaciones cognitiva y afectiva son necesarias para que las personas estén satisfechas en su trabajo, realicen sus labores con calidad y sean productivas, señaló el profesor Ricardo Lozada Vázquez, de la Facultad de Psicología de la UNAM.
Resaltó que la gente no sólo necesita un buen salario, sino sentirse en un ambiente de competencia y autonomía, pues la satisfacción laboral es el conjunto de impresiones, actitudes y sentimientos que tiene el individuo frente al trabajo realizado y los aspectos relacionados.
Esta satisfacción, precisó, considera 3 ejes: el cognitivo, la percepción que se tiene hacia la actividad; el conductual, cómo realizar su trabajo, y el afectivo, cómo lo siente y valora, ya que a largo plazo, carecer de estos elementos puede derivar en problemas laborales.
Estas situaciones provocan ausentismo, daños a la salud y desánimo; además, no se concluyen las actividades asignadas en tiempo y forma, no se cumple con los horarios y la relación con los compañeros se deteriora poco a poco, apuntó.
El desgaste ocupacional se presenta en quienes no están satisfechos y generan actitudes negativas porque no se sienten parte de la labor que realizan y con ello se despersonalizan de su propio trabajo, subrayó.
Idealmente, la satisfacción laboral se lograría si se conoce a los empleados para saber qué les gusta y qué quieren; sin embargo, eso implicaría invertir recursos monetarios que, muchas veces, las organizaciones no están dispuestas a gastar.
No obstante, dijo, desde hace casi 2 décadas algunas de ellas se percataron de su importancia para retener a sus talentos, ya que saben que en la mayoría de los casos lograr esa meta no es tan costoso y que existen otros medios o motivaciones para valorar sus funciones.
Con ello, añadió el catedrático de la UNAM, se elevó la productividad, al incrementar sus ingresos y evitar la deserción laboral; asimismo, los empleados se sienten más comprometidos.

Comparte la nota

Publica un comentario