IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Agencias. Cuando se ingieren y se alojan en el esófago, las pilas de botón pueden ocasionar complicaciones graves, incluso la muerte del paciente.

Existen en tu casa y pueden causar la muerte de tu hijo (a)

26 de enero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Hay algo que va en aumento y desafortunadamente es la cifra de niños que visitan las salas de emergencia luego de haber ingerido una batería (pila) de tipo “botón”. Son menos conocidas que las tradicionales baterías cilíndricas que vienen en distintos grosores, pero como sirven para cargar una gran variedad de productos, seguro que ya tienes más de una en tu hogar. Si un hijo tuyo se las traga accidentalmente podría estar en un peligro muy grave. Así que es necesario que tomes medidas de seguridad.

Si por accidente se introducen en la nariz o en los oídos, las consecuencias pueden ser molestias, dificultad al respirar, dolor y hasta la obligada visita al doctor o a la sala de emergencias para desalojarlas sin peligro. Pero cuando se ingieren y se alojan en el esófago, las pilas de botón pueden ocasionar complicaciones graves, incluso la muerte del paciente.

Según el estudio, en Estados Unidos solamente, en un período de 20 años hubieron 66,000 visitas de niños (hasta los 18 años de edad) a las salas de emergencias relacionadas con todos los tipos de baterías, con un incremento espectacular en los últimos ocho años. Las baterías de botón representaron la causa de cerca de 2,785 visitas a las salas de emergencia en el 2009, un aumento considerable en comparación con las 1,301 visitas en el 1990.

Según los expertos, cuando estas baterías se detienen en un punto en el esófago, pueden ocasionar una pequeña corriente y perforar el esófago, causando daños muy graves en menos de dos horas. Puede incluso afectar la arteria aorta y el niño puede sangrar hasta morir.

Si el niño se tragó la pila (o batería) y ésta ya ha hecho el recorrido desde el estómago a los intestinos, a través de radiografías se verificará si se está desplazando por el tubo digestivo hasta que salga por las heces. Pero si se presenta cualquier síntoma sospechoso, puede significar que la pila ha viajado de nuevo hacia el estómago y en ese caso hay que sacarla mediante una endoscopía.  Es muy importante actuar de inmediato para comenzar cuanto antes el tratamiento y evitar daños potenciales.

Con información de Vida y Salud.

 

Comparte la nota

Publica un comentario