IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de junio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.6

18.4

Foto: Erika Conejo. Fernanda Gallardo, Susana Chávez, Yusty Casta y María Guadalupe Álvarez.

Hospital Oncológico festeja a las mamás

6 de junio, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Erika Conejo/La Voz de Michoacán.

Morelia, Michoacán. “Siempre quise ser mamá, llevo ya varios años luchando contra el cáncer y sigo con esa fuerza y con esas ganas de vivir por un sólo motivo, mis hijos, son mi impulso y los que me hacen luchar siempre con un buen humor, pues quiero estar con ellos para ayudarlos a superar sus batallas”  comparte señora en tratamiento.

Con una variedad de sorpresas y el mariachi a punto de cantar las “mañanitas” las hermosas mamás del Hospital Oncológico se fueron dando cita en el estacionamiento para ser apapachadas y darles un día de luz. El club rotario de Tres Marías y el voluntariado oncológico se encargó de llevar una mañana mágica a todas esas bellas señoras que hoy son unas guerreras, festejándoles el ser madres.

Las mañanitas comenzaron a escucharse y al ritmo de las trompetas y la guitarra las señoras no perdieron oportunidad para olvidarse de su padecimiento, poniendose a bailar,  cantar y gozar de su día, pues ser madres y guerreras es motivo de admiración y de festejo.

Como bien se sabe el tratamiento contra el cáncer es muy agresivo y uno de sus efectos secundarios es la pérdida de cabello y de senos por el cáncer de mama y siendo una mañana dedicada a ellas, por parte del taller de pelucas oncológicas fueron donadas cuatro hermosas cabelleras, además de una prótesis mamaria, pigmentación de ceja, maquillaje y peinado para que lucieran radiantes, devolviéndoles a muchas esa sonrisa y esa mirada de ilusión.

Algunas señoras asistieron con sus familiares, otras con el apoyo de otras guerreras y algunas solas. Pues algunas mamás nos compartieron que una de las cosas más difíciles del cáncer es ver cómo la familia, los amigos y los seres queridos se van alejando, por miedo a lidiar con el proceso. “El rechazo de la gente y aceptar la enfermedad es lo más complicado, además de tener siempre una buena actitud, pues hace un año estaba dormida en el hospital y hoy mírame estoy aquí sonriente y feliz, esto es sólo un aprendizaje para hacernos más fuertes, aunque la tristeza siempre estará presente” comparte señora del grupo integración de oncológico.

Todas disfrutaron de un rico desayuno corundas, además de una activación física y un rico pastel, todo donado por parte del voluntariado y gente que se sumó a la buena causa para dibujar sonrisas y esperanza.

Comparte la nota

Publica un comentario