IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Adrián Bucio. Disfruta de la práctica de la meditación y el yoga.

Krishna Camargo disfruta de la India

8 de junio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Adrián Bucio/ La Voz de Michoacán.

Morelia, Michoacán.-Krishna Camargo, licenciado en ciencias de la comunicación y especialista en homeopatía, originario de Pátzcuaro, realizó un largo viaje a través de los océanos con un solo destino en mente: la India. Sin ser un viaje de fines religiosos, Krishna afirma que el recorrido de meridianos fue con el objetivo de reconocerse, meditar y encontrarse con él mismo.

“Yo creo que inconscientemente siempre estuve pidiendo ir a India. Era algo que desde niño soñaba. Y aunque había otros sitios que me llamaban la atención, como las pirámides de Egipto, siempre estuve atraído por la India”, menciona Krishna Camargo.

Al ser una persona que gusta de la práctica de la meditación y el yoga, el viaje con duración de cuatro meses le representó algo más a Krishna que un simple vuelo de avión. “No fue decir ‘voy a turistear’ como si fuera Disneylandia. Fue un proceso intenso e increíble” precisa.

A sabiendas de lo bueno y de lo malo, como él mismo describe, la vida le dio la oportunidad de ir a India gracias a un obsequio de su madre. “Fue un regalo de mi mamá por mis 33 años. Es curioso porque éste es un número maestro. Yo dejé todo lo que tenía aquí; mi trabajo, mi familia, mi centro holístico, mis proyectos y mi pareja. Fue un desprendimiento muy padre”, comenta.

 

De occidente a oriente; el cambio de hábitos es por demás radical, asegura Krishna. “El primer día me sentí como en casa. Sin embargo, al pasar los días comencé a observar cómo mi organismo cambiaba. La alimentación es completamente diferente, los sabores están llenos de especias, es bastante fuerte”.

India tiene una gran diversidad de idiomas reconocidos. Krishna, asegura que ese fue uno de los puntos culturales que contrastan mucho en el país oriental. “Imagínate que de un lugar a otro cambia todo, tanto el idioma, la comida, el vestido y hasta la forma de relacionarte. En sí mismo, el ritmo de la vida es distinto”, asevera.

“Visité del centro de India hacia arriba, hasta llegar al Himalaya. Pasé por 19 ciudades con una disciplina diaria de meditación, estuve en Ashram, Delhi, Madurai, en Agra por un par de días, Ranchi que es muy sagrada y antigua, Calcuta, Puri, Orissa, Beranés, entre otros lugares importantes”, explica Krishna Camargo.

Con lo sagrado de India, lo alegre de la gente hindú, la comida, el amor que tienen hacia Dios independientemente de sus deidades, los valores de conciencia que tienen, su respeto, su espiritualidad; con estos elementos de la India se queda Krishna Camargo, luego de su estancia de cuatro meses en el país oriental.

 

Comparte la nota

Publica un comentario