IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Internet. Uno no le enseña a las niñas de ahora en día lo que les enseñaron a las pequeñas hace 50 años.

Lo que hay que enseñarles a las niñas ahora en día

30 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Uno no le enseña a las niñas de ahora en día lo que les enseñaron a las pequeñas hace 50 años. La época es diferente, la sociedad es distinta, la tecnología ha impuesto cambios y, por ende, la mentalidad que tenemos ahora es muy diferente a la que pudiéramos haber tenido en 1960. Y a pesar de los cambios que hemos logrado como mujeres, las niñas (y las adolescentes) de esta época no están aprovechando la época en que nacieron.
•No seas tan dura contigo misma: Las mujeres somos competitivas por naturaleza, pero eso no quiere decir que debas criticarte todos los día de tu vida. Está bien cometer errores, nunca vamos a ser perfectas y eso es lo que nos hace humanas. Nadie será más violento ni destructivo para nosotras que nosotras mismas.
•No dejes que te digan mandona: Una mujer, si demuestra cualidades de líder, es mandona. Si tiene la voz fuerte, grita todo el tiempo. Nada de eso. Tenemos la capacidad de ser fuertes y poderosas, ¿por qué dejar que otros nos hagan menos?
•La felicidad no es un estado constante, es una colección de momentos: Nuestro propósito no es ser felices todo el tiempo. Gracias a esto, nuestra felicidad es más fuerte, más hermosa y más preciada. El hecho de apreciar los malos momentos, te ayudará a estar más agradecida por los buenos.
•Enfócate en estar satisfecha: En lugar de buscar la felicidad, busca la satisfacción personal. Prueba muchas cosas, experimenta, cultívate, explora, conoce y busca lo que te hace feliz. La satisfacción puede venir en muchas formas y su búsqueda te ayudará a darte cuenta de lo grande y maravillosa que puede ser la vida.
•Ama tu cuerpo: No mentiremos; ésta no es nada fácil. Pero entre más rápido entiendas que los cuerpos van cambiando, y que ninguno es igual ni más bello que otro, más feliz serás.
•Medita: La vida puede ser excesivamente estresante, así que busca las herramientas que te ayudarán a sobrellevarla y disfrutarla. Relájate, date un ‘break’ y pon en blanco tu mente.
•Haz deporte: Hacer algún deporte, sin importar cual, te ayudará a sentir una conexión diferente con tu cuerpo, sin mencionar que no hay nada como la experiencia de formar parte de un equipo.
•Sé amable: La compasión es una cualidad muy subestimada en esta época, pero eso no quiere decir que sea mala, al contrario, es lo que nos ayudará a convivir y estar felices con nosotros mismos.
•Ten un diario: Escribir te ayudará a pensar bien las cosas, ver tu vida desde otra perspectiva y a recordar los grandes (tanto buenos, como malos) momentos de tu vida.
•Viaja: ¡Sola! No dependas de un compañero para salir a explorar el mundo. Entre más conozcas, más te sentirás como parte de este gran mundo.
•Sé una buena perdedora: Dale la mano a tu rival cuando hayas perdido (o ganado), aunque sea en un duelo de “piedra, papel o tijeras”. Cual sea el caso, el aprendizaje es lo importante.
•Elimina la palabra ‘deber’ de tu vocabulario: Haz algo porque creas que es bueno para ti o para los que te rodean, o incluso porque quieres, más no lo hagas porque es lo que los demás están haciendo o lo que dice la sociedad que “deberías” hacer. No dejes que la culpa sea tu guía.
•El amor y el sexo son 2 cosas muy diferentes: La mayoría de las veces van de la mano, pero una es muy diferente a la otra. Elige a la persona correcta con quien compartir tu cuerpo, si no lo valora o te trata bien, déjalo. No lo pienses 2 veces… ¡y cuídate!
•Lee: Los libros cultivan nuestra mente, nos ayudan a tener nuestros propios pensamientos y a dar un criterio objetivo sobre el mundo. Si no leemos… ¿qué vamos a pensar?
•Nadie puede hacerte sentir algo: No puedes controlar a los demás, pero sí puedes controlar tu respuesta a lo que ellos hacen o dicen.
•Ser vulnerable no es una debilidad: Es una gran fuerza. La vulnerabilidad te dará la valentía para sentir cosas diferentes y a crear conexiones con la gente. Las lágrimas son saludables, tal vez no siempre sean buenas, pero siempre ayudan.

Comparte la nota

Publica un comentario