IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 8 de diciembre de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

19.47

20.70

Foto: Internet. ¿No dejas de eructar?

¿Motivos por los que no dejas de eructar?

27 de noviembre, 2016

El Universal/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.  Los eructos pueden ser vergonzosos, pero raramente son señal de algo muy serio. En la mayoría de los casos son un síntoma benigno… pero eso no quiere decir que no deberías tomarlos en cuenta. Por otra parte, el gas intestinal podría ser señal de la intolerancia a ciertos alimentos.

1. Estás comiendo muy rápido: Si tiendes a apurarte a comer a la hora de la comida, podrías encontrarte con más gases de lo normal. La única causa común de los eructos es el acto de tragar aire, lo cual sucede si comes de manera acelerada. Otra razón para bajarle a tu prisa es que comer muy rápido ha sido vinculado al consumo de más calorías, aumentando el riesgo de tener obesidad.

2. Problema de sinusitis: Cuando sientes la nariz rara, instintivamente empezarás a respirar por la boca, es decir: tragar aire. Eso sucede frecuentemente en personas que tienen problemas de sinusitis o con la nariz en general. Si andas en temporada de alergias o traes resfriado, trata de comer más lento.

3. Bájale al refresco: ¿Alguna vez has notado cómo empiezas a eructar después de tomar un poco de refresco? Las bebidas carbonatadas básicamente entregan aire directo al estómago, y aquellos eructos que salen del estómago, en lugar del esófago, tienden a ser más ruidosos y olorosos. El refresco usualmente hace que el gas salga como una solución para el estómago.

4. Podría ser reflujo: Si los eructos vienen acompañados de náusea o acidez, o sientes que se te regresa la comida cada vez que eructas, podrías tejer reflujo. Si estos síntomas te suenan familiares, lo mejor es que acudas con un experto que pueda darte tratamiento. Y para reducir los síntomas mientras esperas, puedes: evitar acostarte 3 horas antes de dormir, ir a la cama con el estómago vació, comer 5 veces al día y comidas pequeñas, y evitar cítricos, cafeína y alimentos picosos y ácidos.

Comparte la nota

Publica un comentario