IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 10 de diciembre de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

19.47

20.70

Foto: Internet. El trasero también se merece un poco de nuestro amor.

Nueve cosas que debes saber de tu trasero

13 de noviembre, 2016

El Universal/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- Como mujeres, sabemos lo importante que es cuidar de nuestra zona íntima, pero no es la única zona importante ahí abajo, el trasero también se merece un poco de nuestro amor. Existe el cáncer de colon, recto y ano, sin mencionar que el área está relacionada con la enfermedad de Chron y otras condiciones del ano como las hemorroides.

1. No depiles tu ano: Si te depilas el área del bikini, sería fácil asumir que lo mismo se le podría hacer al ano… ¿cierto? Pero lo que no saben es que es NORMAL tener vello ahí abajo y que la piel del ano es increíblemente sensible. De tener vellos encarnados ahí, te enfrentarías con un procedimiento difícil. La mejor opción es dejarlo ser.

2. El excusado no debería ser tu lugar para meditar: Muchos leen, checan sus celulares, juegan, se escapan del trabajo, los hijos, y de la vida sobre el retrete. Y digo, podría ser relajante (no muy higiénico tal vez), pero definitivamente NO es bueno para tu ano. Digamos que el excusado funciona como un disco de gravedad, lo cual hace que la circulación se dirija ahí abajo e inflame las hemorroides. Limitar tu tiempo en el baño puede prevenir los síntomas de las hemorroides. Y si quieres relajarte, intenta el yoga.

3. Lávate con agua caliente: Estamos hablando de un área muy vulnerable que merece cuidados específicos. La mejor forma de limpiar el ano es con agua cálida. No necesitas tallar, ni exfoliar y definitivamente no necesitas un jabón antibacterial. Sáltate las toallitas para bebé, pues pueden causar reacciones alérgicas.

4. La fibra es tu mejor amiga: La fibra juega un rol MUY importante en tu salud intestinal, y también evita problemas como hemorroides y diverticulitis (inflamación de los divertículos del tracto digestivo). Las mujeres menores de 50 deberían comer más o menos 25 gramos de fibra diarios, es decir, verduras, frutas, granos, frijoles, leguminosas, nueces y semillas.

5. El embarazo lo cambia TODO: Cada ano es diferente, pero es normal que cambie especialmente después del embarazo. Cada mujer también sufre un embarazo diferente, así que las hemorroides y los cambios en pigmentación son normales durante esta etapa. Claro que si algo te preocupa, no te quedes con la duda, mejor pregunta.

6. Es posible tener melanoma ahí abajo: Puedes tener cáncer en lugares que NUNCA han sido expuestos al sol. Así que asegúrate de checarte por melanoma (o cualquier tipo de cáncer de piel) incluso en la zona anal, aunque no tenga sentido hacerlo.

7. Repite conmigo: dolor y sangre NO son normales: El dolor y el sangrado no son síntomas comunes. El problema es que pueden ser causa de diferentes cosas. Por ejemplo, el sangrado puede ser culpa de hemorroides… o de cáncer. El punto es que cualquier anormalidad que vaya acompañada de sangrado y dolor, es súper importante consultarla con un médico.

8. Las colonoscopias son obligatorias a partir de los 50: Más vale prevenir que lamentar. Así como eres disciplinada con tu mastografía anual, a partir de los 50 años es súper importante hacerte una colonoscopia para detectar anormalidades en el colon y recto. En general la mayoría debería empezar a hacérselas a parir de los 50 años, pero si hay cáncer de colon en tu familia, mucho antes, mejor.

9. El cáncer de colon y recto son de los cánceres más prevenibles, ¡ten cuidado! No ignores los cambios de tus hábitos intestinales. Si estás teniendo más gases o más actividad ahí dentro, consúltalo con un doctor. En serio, ¡no te quedes con la duda! Más vale avergonzarse ahora, que lamentarlo más adelante.

Comparte la nota

Publica un comentario