IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Internet. Un estudio asegura que el orden en que nacen las personas determina parte de su inteligencia.

¿Será que los hermanos mayores son más inteligentes?

27 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Leipzig, Alemania, asegura que el orden en que nacen las persona determina su inteligencia. Los primogénitos son los más inteligentes y este valor comienza a descender hasta llegar al último de los hermanos. Sin embargo, nacer primero o último lugar en una familia no condiciona la personalidad. Estadísticamente, solo afecta al intelecto.

“La principal noticia de nuestro estudio es que no encontramos efectos del orden de nacimiento en cualquiera de las dimensiones de la personalidad, más allá del dominio intelectual. Esto no solo contradice teorías psicológicas importantes, sino que también va en contra de la intuición de muchas personas”, explica Stefan Schmukle, líder del estudio.

Para llegar a esta conclusión, los científicos examinaron tres bases de datos clave de Estados Unidos, Alemania y Reino Unido en las que se determinaban variables importantes en el estudio, como el tamaño de la familia, el origen, el estatus socioeconómico y la edad de los hermanos.

Tras comparar los datos, descubrieron que los niños presentaban 1,5 puntos más de cociente intelectual conforme subían posiciones hacia el hermano primogénito, indica el estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

¿A qué se debe? Los investigadores no están seguros de por qué los primogénitos muestran mayor inteligencia pero podría deberse a ciertas condiciones durante la gestación o quizá a factores ambientales.

Otra de las conclusiones del estudio tiene que ver con la percepción de uno mismo respecto a su curiosidad intelectual.

“Los primogénitos eran más propensos a asegurar que cuentan con un vocabulario más rico y con menos dificultad para entender las ideas abstractas”, aclara Schmukle; es decir, los primogénitos eran los que más inteligentes se veían a sí mismos y sus puntuaciones en las pruebas de intelecto también eran mejores.

Comparte la nota

Publica un comentario