IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: benitomovieposter. "Calaveras del Terror” (1943) fue uno de sus trabajos como director, en la que trabajo con Pedro Armendáriz.

Fernando Méndez, el amo del terror

23 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El cine de terror mexicano siempre ha despertado el interés entre la audiencia, y es que, admitámoslo, nos “encanta” asustarnos,  para aquellos que gozan de este especial género de cine que es tan antiguo y distinguido como la época dorada, la XIII edición del Festival Internacional de Cine de Morelia 2015 (FICM) tendrá un espacio destinado al cine gótico y en el combo viene incluido un homenaje al destacado cineasta michoacano, Fernando Méndez, considerado pionero en el cine de terror, además de ser un sobresaliente personaje en la cinematografía nacional.

Zamoranos en el cine

Pero, ¿quién es Fernando Méndez? Nacido en Zamora, Michoacán un 1908, decidió llegar a México en 1918, ingresó a la Academia de San Carlos a estudiar pintura, regresó a Zamora en 1923 pero a finales de 1930 se instaló en Los Ángeles, California, donde contactó a su primo Alberto Méndez y de ahí su carrera voló, desempeñándose como director, guionista, sonidista, maquillista y productor.

El destacado cineasta creó más de 40 películas de distintos géneros, entre sus joyas están los considerados clásicos o de culto como son: “El suavecito” (1950) considerada como una obra antológica dentro del drama de barrio, pero no olvidemos la legendaria cinta “El vampiro” (1957) siendo una obra cumbre en blanco y negro que sedujo a importantes cineastas como François Truffaut que en aquel entonces era considerado un prestigioso crítico, fue la estética y atmósfera las culpables de cautivar los ojos de los espectadores, además ocupa el lugar 35 dentro de las 100 películas del cine mexicano, según 25 críticos de cine.

También dirigió los films “Ladrón de cadáveres” (1957), la secuela “El ataúd del vampiro” (1958) que se filmó a causa del terrible éxito que tuvo “El vampiro” y “Misterios de ultratumba” (1959), un cóctel que reúne lo terrorífico y lo fantástico para dar cabida a los muertos vivientes, a los locos psicópatas y los espíritus danzantes con un relato casi onírico que entra con facilidad a nuestro cerebro.

En la bella década de los cincuenta, cuando un mar de hombres explotaban la elegancia con sus trajes de etiqueta que en sintonía paseaban entre las calles coloniales y los sombreros de copa fueron testigos de los grandes salones de baile, incluso se adueñaron hasta de los edificios de oficinas, fue ahí cuando destacaron las obras de Fernando, como “Barrio bajo” (1950), “Sí…mi vida” (1952), “Fugitivos/ Pueblo de proscritos” (1955), “Rapto al sol” (1956), “La locura del rock’n roll” (1956), “Señoritas” (1958) entre otras.

Fernando Méndez, muestra la carencia del “nuevo cine mexicano”, ¿qué más se puede hacer para sostener el interés del público durante más de media hora con cine torpe, predecible y cansado? Mientras lo piensan, a seguir disfrutando las épicas cintas “El vampiro” y “Misterios de ultratumba” que se exhibirán en el FICM 2015.

Más información buscar la edición impresa de La Voz de Michoacán del 23 de octubre de 2015.

Comparte la nota

Publica un comentario