IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 4 de diciembre de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

20.05

20.80

Foto: Agencias. El aprendizaje del ajedrez presenta beneficios en todas las edades debido a que reúne características tales que favorece el ejercicio y desarrollo de las aptitudes mentales.

Beneficios de jugar ajedrez y tips básicos

3 de noviembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Sara Pulido/La Voz de Michoacán

“El ajedrez es algo más que un juego; es una diversión intelectual que tiene algo de arte y mucho de ciencia; es además, un medio de acercamiento social e intelectual”, así lo definía José Raúl Capablanca, excampeón del mundo, al que fuera su más grande compañero a lo largo de su vida. Pese que es un juego milenario y que a lo largo de su existencia ha demostrado tener múltiples beneficios, lamentablemente en México, el porcentaje de practicantes de ajedrez es bajo.

En su breve historia del ajedrez y ante la multiplicidad de posibles historias que se han trazado sobre el nacimiento de este arte, Jesús Ortega, en “Universo Ajedrez”, destaca que el juego-ciencia tiene más de cinco siglos de existencia, ya que su modificación definitiva ocurrió en el transcurso del siglo XV; sin embargo, en esencia, es mucho más antiguo, pues se cree que proviene del “chaturanga”, juego que se practicaba en la India, por el siglo V antes de nuestra era.

De ahí, llegó a Persia y luego apareció en Europa, cuando los árabes conquistaron la España Medieval en el siglo VIII; en el lapso de un siglo o dos, el ajedrez ya era jugado por todo el continente, incluso en Rusia, difundido por soldados y comerciantes; el ajedrez ha tenido cambios constantes a través de los siglos hasta llegar a su forma actual.

Han sido varios los estudios que se han hecho en torno al ajedrez y todos coinciden: el aprendizaje del ajedrez presenta beneficios en todas las edades debido a que reúne características tales que favorece el ejercicio y desarrollo de las aptitudes mentales, tal es el caso de la concentración, la atención, memoria (asociativa, cognitiva, selectiva, visual), abstracción, razonamiento y  coordinación, sólo por mencionar algunas.

El decálogo de Leonxto García

Pero si alguien es amante de los beneficios del ajedrez, es nada más y nada menos que Leonxto García, experto en este deporte, periodista español de El País y reconocido conferencista, quien ha viajado por todo el mundo, siguiendo los más importantes torneos ajedrecísticos de los últimos tiempos.

En su libro “Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas” publicado en Barcelona, España, en 2013, García engloba los beneficios del ajedrez en un decálogo, por medio del cual constata que el juego-ciencia es “un complemento idóneo de una vida sana, con actividad física moderada y alimentación equilibrada, como indican resultados neurólogos”.

Kasparov pide ajedrez para las masas

Uno de los grandes precursores de que el ajedrez sea incluido en los programas educativos como herramienta para reforzar el aprendizaje de niños y jóvenes, es el excampeón mundial de ajedrez, el ruso Garry Kasparov.

Quien fuera el monarca mundial más joven en la historia del ajedrez, en 1985, a los 22 años de edad, quien encaró sus mejores partidas ante su connacional Anatoly Kárpov, visitó nuestro país para hablar sobre esta inclusión en el marco del Gran Encuentro con el Ajedrez Educativo 2016.

Se ejercita el cerebro: Lenin González

Por su parte, el maestro FIDE, Lenin González Arroyo, campeón estatal y quien ahora también funge como entrenador de nuevos talentos, resaltó las bondades de este deporte: “Es aprovechar bien el tiempo; te ayuda a socializar, ya que necesitas de otra persona para jugar; como en todos los deportes, siempre estás ejercitando un músculo, en este caso el cerebro, pues tu herramienta es tu pensamiento lógico quem junto con la imaginación que le imprimes a las jugadas, te ayudarán a enfrentar a cada oponente”.

“El ajedrez es como en la vida, tienes que tomar varias decisiones y es por ello que ayuda a los niños y jóvenes a tener un mejor rendimiento académico. Creo que debe de ser complementario a la escuela, como ya se ha hablado mucho por especialistas, incluso ayuda para evitar el Alzheimer, eso lo vemos en las estadísticas, los jugadores de ajedrez no sufren de esta enfermedad, lo que ha ayudado a que en varios asilos de España, por ejemplo, se use el ajedrez para que los ancianos puedan evitarlo”, complementó.

Han sido varios años los que especialistas, tanto nacionales como internacionales, han sugerido a la dependencia federal que exista esta inclusión en la educación básica; sin embargo, poco a poco parece que los ecos comienzan a tener mayor resonancia, la cual se ha visto apoyada en gran medida por los festivales ajedrecísticos de talla internacional que cada año y desde el 2011 invita a grandes figuras del ajedrez mundial.

Es como parte de este proyecto, que la UNAM alista una cátedra para sus alumnos sobre todo para los de nivel medio superior, esto en busca de reducir la deserción escolar.

Reglas básicas del ajedrez

La partida de ajedrez se juega entre dos adversarios que mueven sus propias piezas sobre un tablero cuadrado, llamado “tablero de ajedrez”. El jugador con las piezas claras (blancas) realiza el primer movimiento, y posteriormente, los jugadores mueven alternativamente, con lo que el jugador con las piezas oscuras (negras) realiza el siguiente movimiento. Se dice que un jugador “está en juego” cuando se ha realizado el movimiento de su adversario.

El objetivo de cada jugador es situar al rey de su adversario “bajo ataque”, de tal forma que el adversario no disponga de ningún movimiento legal. Del jugador que alcanza este objetivo, se dice que ha dado “mate” al rey de su adversario y que ha ganado la partida. No está permitido dejar el propio rey bajo ataque, ni exponerlo al ataque ni capturar el rey del oponente. El adversario, cuyo rey ha recibido mate, pierde la partida. Si la posición es tal que ninguno de los jugadores puede dar mate, la partida es tablas.

La posición inicial de las piezas sobre el tablero de ajedrez

El tablero de ajedrez es un cuadrado dividido en 64 casillas cuadradas del mismo tamaño, con distribución 8×8, alternativamente claras (casillas “blancas”) y oscuras (“negras”). El tablero se coloca entre los jugadores de tal forma que la casilla de la esquina derecha más cercana a cada jugador sea blanca.

Las ocho hileras verticales de casillas se denominan “columnas”. Las ocho hileras horizontales de casillas se denominan “filas”. Una sucesión de casillas del mismo color en línea recta que va desde un borde del tablero hasta otro adyacente, se denomina “diagonal”.

Al comienzo de la partida, el Blanco dispone de 16 piezas de color claro (las piezas “blancas”); el Negro tiene 16 piezas de color oscuro (las piezas “negras”).

El movimiento de las piezas

No está permitido mover una pieza a una casilla ocupada por una pieza del mismo color. Si una pieza se mueve a una casilla ocupada por una pieza de su adversario, ésta es capturada y retirada del tablero como parte del mismo movimiento. Se dice que una pieza ataca a otra del adversario si puede efectuar una captura en esa casilla.

Se considera que una pieza ataca una casilla incluso si esta no puede ser movida a dicha casilla porque este movimiento dejaría o colocaría su propio rey bajo ataque.

El alfil puede ser movido a cualquier casilla a lo largo de una de las diagonales sobre las que se encuentra.

La torre puede ser movida a cualquier casilla a lo largo de la fila o columna en las que se encuentra.

La dama puede ser movida a cualquier casilla a lo largo de la fila, columna o diagonal en las que se encuentra.

Al realizar estos movimientos, el alfil, la torre o la dama no pueden pasar sobre ninguna otra pieza.

El caballo puede ser movido a una de las casillas más próximas a aquella en la que se encuentra, sin ser de la misma fila, columna o diagonal.

Comparte la nota

Publica un comentario