IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 21 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Internet. Ten mucho cuidado con la discrepancia fiscal.

¡Cuidado con la discrepancia fiscal!

13 de junio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Astrid Herrera/ La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán.- Uno de los muchos términos fiscales que debería de conocer todo contribuyente sea persona física (tanto asalariado como del Régimen de Incorporación Fiscal) o moral (empresa) es el de discrepancia fiscal.

David Misael Fuentes, presidente de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores de Michoacán puntualizó que a raíz de las reformas que se han venido dando en los últimos años como la Fiscal, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene ahora acceso a información de todos y cada uno de los movimientos, depósitos y transacciones que realizan los contribuyentes en sus cuentas bancarias, tanto de efectivo como por medio de cheque o vía electrónica. Lo anterior, dijo debería de preocuparle al contribuyente pues sino concuerdan todos sus gastos con los ingresos que resgistran sus cuentas bancarias, se podría generar una discrepancia fiscal que significa la diferencia que existe entre lo que gasta y se declara vía Impuesto Sobre la Renta (ISR) anual.

David Misael Fuentes, presidente de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores de Michoacán puntualizó que a raíz de las reformas que se han venido dando en los últimos años como la Fiscal, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene ahora acceso a información de todos y cada uno de los movimientos, depósitos y transacciones que realizan los contribuyentes en sus cuentas bancarias, tanto de efectivo como por medio de cheque o vía electrónica.

Lo anterior, dijo debería de preocuparle al contribuyente pues sino concuerdan todos sus gastos con los ingresos que resgistran sus cuentas bancarias, se podría generar una discrepancia fiscal que significa la diferencia que existe entre lo que gasta y se declara vía Impuesto Sobre la Renta (ISR) anual.

De este modo, sostuvo que las transacciones que hacen los contribuyentes están identificadas por la autoridad fiscal o hacendarias como los depósitos y pagos con tarjeta… “así que tenemos que cuidar no caer en la discrepancia fiscal que por sí sola dice mucho: algo que está disparejo o que no cuadra”, señaló.

Un ejemplo de la discrepancia, es el siguiente: supongamos el caso de una persona física que en 2015 gastó 500 mil pesos en ropa, automóviles, viajes, gasolina, entre otros, pero que en el mismo año sólo declaró al SAT ingresos de 100 mil pesos para efectos del ISR. La discrepancia o diferencia en este caso son los 400 mil pesos que no se declararon y por tanto representan gastos en exceso que se consideran ingresos respecto de los cuales el contribuyente también tiene que pagar el impuesto.

Ahora bien, considerando que la tasa máxima del ISR es del 35 por ciento, el impuesto a su cargo sería de 140 mil pesos. En este caso, la lógica de la Ley del ISR es simple: si yo como contribuyente gastó más de lo que declaró como ingresos, es que hay una inconsistencia, que se conoce como discrepancia fiscal.

Comparte la nota

Publica un comentario