IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Internet. Sólo el 30% de los negocios de este tipo llegan a la tercera generación ya que no enseñan a sus herederos el manejo financiero y operativo o por discordia

Empresas familiares y sus retos

15 de agosto, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Astrid Herrera/ La Voz de Michoacán.

Morelia, Michoacán.– ¿A poco no es común escuchar en la colonia que la empresa de doña Susana, que ya falleció, se cerró porque sus hijos se ‘agarraron del chongo’ luego de que no sabían qué hacer con el negocio o porque confiaron en uno de los herederos y con el paso del tiempo se dieron cuenta que no sabía manejar el negocio y lo llevó a la quiebra o que defraudó a los demás miembros de la familia generando con ello una situación deplorable, no solo para el changarro, sino incluso de desintegración familiar?

Esto se debe a que actualmente prevalece el desconocimiento de las familias para saber operar las empresas que les dejaron sus antecesores, o bien, porque se generan roces derivados de la desconfianza familiar haciendo que el proyecto, que un día inició un emprendedor con tanta ilusión, simplemente se acabe.

De acuerdo con la encuesta de Empresas Familiares en México 2014, prácticamente el 60 por ciento de las empresas familiares en nuestro país no cuentan con un plan de sucesión, por si esto fuera poco, la gran mayoría tendrán que hacer frente al cambio generacional en los próximos 5 años.

Otro dato interesante es que  en México, donde más del 87% de las empresas son familiares de diversos giros, tipos y tamaños (micro, pequeñas, medianas y grandes), solo el 30% llegan a una tercera generación debido a que no le apuestan a la asesoría especializada que implique no solo capacitación en mercadotecnia, finanzas o contabilidad, sino también en el tema familiar donde haya un apoyo legal y psicológico a través de un experto con perfil empresarial.

Bajo esa realidad, pareciera que nuestras empresas familiares se aproximan a una inminente realidad, la probabilidad de no lograr sobrevivir. Es por ello que, si la empresa familiar quiere hacerlo, deberá lograr pasar con éxito a la siguiente generación y uno de los factores fundamentales para ello es planificar la sucesión lo que permitirá regular y organizar las relaciones empresa-familia.

De acuerdo con Eder Fraga, de la empresa de capacitación y desarrollo empresarial Co-consultores Michoacán, si el proceso de sucesión no se da de forma planeada y organizada, se puede convertir en un momento muy traumático tanto para la empresa como para la familia, siendo probable que todos los integrantes del sistema entren en crisis o se desintegre el negocio.

Para más información consulta la edición impresa de La Voz de Michoacán del 15 de agosto de 2016.

Comparte la nota

Publica un comentario