IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Internet. Redondeo.

Falta transparencia en redondeo

9 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Astrid Herrera

Morelia, Michoacán.- ¿Gusta redondear?… es una pregunta que se ha hecho muy frecuente en los últimos años en las tiendas de autoservicio y en algunas otras cadenas comerciales que impulsan campañas de redondeos, normalmente cada tres meses, para acaparar recursos con la intención de destinarlos a organizaciones o asociaciones civiles ya sean asilos, lugares donde se apoyan a niños de la calle, personas con discapacidad, mujeres violentadas, entre otros.

Ante esta pregunta que hacen normalmente las cajeras y cajeros de los establecimientos comerciales, muchos de los consumidores se congelan de momento puesto que realmente no saben con exactitud a dónde va ese dinero o cuánto se logro obtener durante la campaña, lo que le genera cierta desconfianza, pero para no verse mal ante los demás clientes terminan aceptando el donativo.

Ante esto, el fiscalista en el estado Domingo Ruiz, consideró que si bien la intención de recaudar de parte de las empresas para donar es buena, más no es suficientemente transparente para la población, por lo que consideró que se requiere de una legislación que obligue a las empresas a informar a detalle en dónde terminan las aportaciones, ya sea por medio de las páginas de Internet de las tiendas y otras campañas directas con sus clientes.

“Una buena regulación sería que en las páginas de Internet de las tiendas que hacen estos redondeos tengan un apartado con información de los redondeos, que sea como una especie de rendición de cuentas a la clientela de cuánto se recauda mes con mes, que instituciones reciben los donativos y a nombre de quien está hecho el cheque”, expresó y es que precisó en este tema que si está a nombre de la empresa está deduciendo impuestos con los donativos de la gente, lo que resulta ilegal.

Ruiz aclaró que, según la Ley de Impuesto Sobre la Renta (ISR) regula los donativos, por lo que las personas morales que hacen labores altruistas para ciertas causas que tienen que ver con la salud o la cultura pueden deducirlos.

De ahí que el fiscalista consideró que surgió el redondeo… “y esas campañas son buenas, pero el problema es la transparencia porque efectivamente cuando te preguntan si quieres redondear no sabes para dónde va tu dinero y eso genera desconfianza en el cliente”.

Por ello, destacó que el redondeo es un tema de trasparencia… “porque el consumidor tiene derecho a saber qué se hace con ese recurso e incluso tener un respaldo de la donación porque también puede deducir  ante el SAT su aportación si así lo desea”, insistió.

El experto en el tema sostuvo que si bien es una responsabilidad de los establecimientos informar a la población sobre a dónde van los recursos como también es del consumidor exigir transparencia.

Explicó que nadie puede obligar a alguien a hacer el redondeo “aunque suele pasar que cuando preguntan y la gente se niega muchas veces el cajero le hace mala cara o incluso hacen algunos comentarios lo que genera que, por vergüenza, terminen donando”.

Dentro de este mismo tema de que nadie puede obligar a nadie a redondear, el fiscalista también añadió que tampoco se puede obligar a redondear a favor de la tienda… “por ejemplo, cuando acudes a un lugar y te cobran 14.80 pesos normalmente no te regresan los 20 centavos, una, porque las monedas de 10 centavos y 20 centavos a pesar de que existen en el mercado no son vistas con valor y la prueba está en que se ven tiradas en el suelo; pero por otra porque ya es costumbre redondear a los 15 pesos el producto lo que no es legal”, abundó.

Y es que expresó que esto significa que la tiendas en realidad está vendiendo más caro al consumidor bajo la justificación de que no hay monedas para dar el cambio e incluso están operando con cierta maña o truco, ya que al poner los precios en 14.80 se ven atractivos pero al adquirirlos el consumidor termina pagando los 15 pesos, “así que los 20 centavos multiplicados por miles de usuarios que acuden a las tiendas se convierten en cantidades impresionantes que son ganancias para las cadenas”, expresó.

En ese sentido, destacó que sería bueno que las autoridades mexicanas regularan esta situación, así como que el cliente denuncie estas prácticas abusivas  ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco)… “porque insisto no sabemos qué cantidad de miles de personas visiten las tiendas de autoservicio y de 20 centavos en 20 centavos que no se devuelvan ya se hizo un negocio interesante para la tienda, aunque hay que aclarar que esto también pasa porque dejamos el tema de la denuncia a un lado así que es algo que debemos poner en práctica para equilibrar el consumo y regular la actividad económica del país”, resaltó.

Al respecto, el delegado de la Profeco, Miguel Ildefonso Mares Chapa aportó que dentro de la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) no se pueden hacer cargos de esta naturaleza por lo que invitó a la población a que si no le devuelven el cambio a solicitar su devolución y el beneficio del 20 por ciento adicional.

“Hay una sanción para quien haga cargos indebidos y la penalización es resarcir con el importe que paga más un 20 adicional así que acérquense a la Profeco para saber más sobre el tema”, llamó.

 

¿En qué consisten los redondeos?

Según el delegado de la Profeco, los redondeos son convenios que firman los particulares para apoyar a determinada institución pero tienen la obligación de apegarse a la normatividad y sobre todo de dar a conocer a los consumidores a dónde van los recursos aunque en la práctica no se lleve a cabo.

Explicó que los redondeos consisten en que un establecimiento promueve una campaña en la cual invita al cliente que va a pagar sus artículos a donar los centavos que faltan para cerrar la unidad “de tal manera que si usted compró un refresco y una botana y tendría que pagar 14.70 pesos, el cajero le exhorta a que los 30 centavos que faltan para llegar a 15.00 pesos los done a la institución y causa que la empresa está apoyando”, abundó.

De tal suerte que la organización beneficiada en un lapso, en el que dura la campaña –recibe la totalidad de los centavos donados para apoyar los programas y servicios que ofrece a grupos que carecen de acceso por su condición de pobreza, desigualdad, marginalidad, entre otros.

Entre los establecimientos que apoyan con regularidad diversos redondeos destacan: Comercial Mexicana, Chedraui, Almacenes Ley, Walmart y algunas otras afiliadas a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

Otros comercios como Oxxo, S-Mart y 7 Eleven también lo hacen de manera constante a lo largo y ancho del país apoyando a varias causas así como los bancos que captan donativos que funcionan igual que los redondeos a través de los cajeros automáticos (solicitando 5 o 10 pesos).

Cabe mencionar que la empresa que decide apoyar un redondeo presta su infraestructura y abre una subcuenta en su sistema contable donde se irán sumando los centavos donados durante la campaña en todos los establecimientos que participaron.

La empresa emite un cheque a favor de la organización filantrópica por la cantidad total de la donación que se reunió por el aporte de miles de personas que redondearon, con el cual ampara la salida de ese recurso de su contabilidad y recaba la firma de recibido de aquella asociación beneficiada.

El ingreso del redondeo a la organización filantrópica (vía cheque) tiene que quedar documentado con un recibo de donativo, que es deducible del impuesto sobre la renta. La organización expide entonces un recibo (cuyo formato, ya sea impreso o electrónico, es aprobado previamente por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, está foliado y además incluye las leyendas respectivas que determina la ley.

Cabe señalar que las campañas que hacen los bancos para recabar donativos mediante sus cajeros son menos criticadas porque da al cliente la posibilidad de negarse sin sentir presión social.

La Asociación de Bancos de México (ABM) recolecta donativos para apoyar varias campañas sociales y la más reconocida es la de Bécalos, que tiene 11 años efectuándose en México y que ha dado grandes resultados como que se han otorgado 221 mil 323 becas en todo el país; 109 mil 561 para alumnos y 111 mil para profesores y directivos de escuelas públicas de educación básica. Lo que se traduce en 3 mil millones de pesos.

En términos generales, autorizar el redondeo es una decisión libre, ya que no se obliga al consumidor a participar y nadie podría juzgar a quien prefiera recibir su cambio. Sin embargo el nivel de aceptación es bueno, las personas han simpatizado con esta forma de ayuda considerando que en la mayoría de los casos el gasto por colaborar no rebasa los 50 centavos.

Decir sí al redondeo es una elección personal; pero dudar sobre el destino de los recursos es un punto a resolver que está en manos de las promotoras del esquema, quienes deben trabajar en la claridad de sus propuestas con el fin de otorgar mayor confianza a los participantes.

 

Comparte la nota

Publica un comentario