IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 21 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Enrique Castro. Morales es un emblema de Monarcas y sobreviviente del único título de Liga obtenido en el Invierno 2000.

Disfruto el futbol: Carlos Morales

12 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán.- Hoy en día es el jugador más identificado con los colores rojiamarillos; sus lágrimas demostraron la vergüenza deportiva del futbolista, quien es un agradecido de la vida, hombre de familia, admirador del brasileño Roberto Carlos y uno de los elementos con más finales en el futbol mexicano; su nombre: Carlos Adrián Morales Higuera.

“Si todos le pusieran los hue… que le pone Carlitos, la historia de Monarcas sería diferente”, es el pensar de miles de aficionados que se dan cita en el Morelos cada partido. Morales es un emblema de Monarcas y sobreviviente del único título de Liga obtenido en el Invierno 2000; también, levantó la corona con Pachuca, Toluca y Santos. A sus 36 años de edad, de los cuales la mitad los ha pasado como futbolista profesional, Carlos Morales le abrió las puertas de su casa a La Voz de Michoacán.

¿Qué recuerdas de tu debut?
-“Mucho nervio, ese domingo 13 de septiembre del 98, contra Chivas, me acuerdo que faltaban 15 minutos más o menos, y Tomás Boy me gritó: ven vas a entrar, es tu debut; me invadieron los nervios, pero fue mucha alegría”.

¿Cómo resumirías tu carrera?
-“En primer lugar, no tengo nada más que pedirle al futbol, porque me lo ha dado todo, no sólo en la parte económica, también me ha dado amigos en un medio tan complicado como el futbol y agradecido con Dios, por darme la fortaleza, la salud para desarrollar lo que hoy en día es mi profesión”.

¿Cuál ha sido la clave para mantenerte activo 18 años?
-“El respeto que merece esta profesión; no puedo decir que nunca me he tomado una cerveza, porque soy un ser humano común y corriente, pero he tratado de respetar mi cuerpo, mi profesión”.

¿La etapa más complicada en tu carrera?
-“Fue en el año 2010; yo, jugando para Santos, en aquella final que jugamos contra Toluca, nos fuimos a penales y me toca errar un penal, que hubiese sido un título para Santos; aparte, no pude darle el título a la afición y a Rubén Omar Romano, a quien le debo mucho; después, caí en una pequeña depresión, no quería saber del futbol, no tenía la cara para poder enfrentar las críticas que se venían, pero gracias al apoyo de mi esposa, de mi familia, pude salir adelante”.

Para más información consulte la edición impresa de este 12 de abril

Comparte la nota

Publica un comentario