IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 30 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.15

Foto: Agencias. El Hijo del Perro Aguayo falleció tras sufrir un traumatismo cervical durante una función en el Auditorio Municipal de Tijuana.

El pancracio sigue igual

5 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- El pancracio nacional se vistió de luto el 21 de marzo de 2015 cuando el Hijo del Perro Aguayo falleció tras sufrir un traumatismo cervical durante una función en el Auditorio Municipal de Tijuana.

A un año de distancia nada ha cambiado. Las garantías de los luchadores aún no son una prioridad para quienes organizan las funciones; tampoco lo es dotar a los reyes del cuadrilátero de un seguro médico o contar con ambulancias listas para atender cualquier emergencia.

“Hasta el momento todo sigue igual. Una de las razones es que no hay unión entre los luchadores, quienes no exigen mejores condiciones de trabajo. Poco se preocupan por saber si existe una ambulancia para emergencias o protocolos en caso de una contingencia”, explica El Hijo del Santo.

Para el referente de la lucha libre mexicana, lo que ha faltado para que las empresas y promotores se comprometan en el bienestar de los gladiadores, es unidad entre todos los actores. El Enmascarado de Plata denuncia que ni la muerte de El Hijo del Perro Aguayo sirvió para crear mejores condiciones laborales para las mujeres y hombres que suben al ring para crear la magia del “deporte-espectáculo”.

“Lo del ‘Perrito’ fue una emergencia que generó mucho movimiento, que hizo que algunos compañeros se unieran porque en el ring todos nos jugamos la vida, pero lamentablemente todo se fue olvidando”, declaró.

Para el luchador, los promotores y las débiles comisiones que hay en los estados del país, son los responsables de no reducir al mínimo la posibilidad de una tragedia.

Para más información consulte la edición impresa de este 5 de abril

Comparte la nota

Publica un comentario