IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Internet. Las lluvias podrían disparar la enfermedad alerta el legislador.

Activan emergencia por el zika

13 de mayo, 2016

El Universal/La Voz de Michoacán

La breve historia de un mosquito se contrarresta con su gran capacidad de multiplicación. Pueden estar solos o flotando en grupos, pero son alrededor de 400 huevos los que puede depositar una hembra de Aedes aegypti en un depósito de agua no mayor al que podría contener el plato debajo de una maceta. Rápidamente la larva se convierte en pupa y después en el mosquito de ocho milímetros que se ha convertido en el vector de peligrosos virus como el zika que hoy moviliza al mundo entero en busca de respuestas para luchar contra sus efectos.

Según datos de la OMS, desde el primero de enero del 2007 hasta el 13 de abril del 2016, el zika ha sido documentado en 66 países, 42 de ellos lo experimentan por primera vez desde su aparición en 2015 en América. Los más recientes miembros de este grupo son Belice y Santa Lucía. A nivel nacional, según datos del Sistema de Vigilancia epidemiológica del zika de la Secretaría de Salud, existen 239 casos confirmados; más de la mitad corresponden a Chiapas y temen que aumenten enfermos con las lluvias.

Recientemente los científicos no sólo llegaron a un consenso sobre el virus del zika como causante de microcefalia, el último reporte de los Centros de Prevención para el Control de las Enfermedades (CDC) en EU, a través de una publicación en el “New England Journal of Medicine”, señala que el zika también muestra evidencias que apuntan a una relación causal con otro trastorno neurológico: el Síndrome de Guillain-Barré (GBS). En este sentido, son 13 países los que han informado sobre una mayor incidencia de GBS tras la confirmación de infección del virus del zika entre estos pacientes.

La microcefalia es una malformación en la que el niño nace con una cabeza más pequeña de los parámetros considerados normales o que deja de crecer después del parto. Los niños nacidos con microcefalia pueden tener convulsiones y presentar discapacidades físicas y de aprendizaje cuando crecen. No hay medida específica para su tratamiento y generalmente se diagnostica al nacer. Se puede hacer un diagnóstico prenatal mediante ecografía del feto, pero la probabilidad de lograrlo es mayor cuando este procedimiento se realiza al final del segundo trimestre (28 semanas) o en el tercer trimestre de la gestación.

Por otra parte, el Síndrome de Guillain-Barré es una afección rara en la que el sistema inmunitario del paciente ataca los nervios periféricos. Personas de diferentes edades pueden verse atacadas por este síndrome, pero es más frecuente en adultos del sexo masculino. Las personas con síndrome de Guillain-Barré necesitan tratamiento que consiste básicamente en inmunoterapia. Se calcula que entre el 20% al 25% de los casos se ven afectados los músculos torácicos, lo que dificulta la respiración de los afectados. Aunque los casos graves son raros, pueden llegar a producir una parálisis casi total del cuerpo.

Sin embargo el reporte publicado en el “New England Journal of Medicine”, señala que si bien es claro que existe el riesgo de que las mujeres infectadas con el virus del zika tengan bebés con microcefalia u otros defectos neurológicos como el mencionado GBS, no todas ellas tendrán necesariamente hijos con estos problemas. Según declaraciones de Tom Frieden, director de los CDC, “Ahora está claro que el virus causa microcefalia, pero aún quedan muchas preguntas qué resolver sobre el virus”. Algunas de estas son en qué momento preciso del embarazo aumenta el peligro para el feto y la manera precisa en que el virus afectará a la madre o a su embarazo con defectos congénitos.

Productos potenciales

Según cifras de la OMS, se estima que el Aedes aegypti causa 50 millones de infecciones al año, incluidas las del dengue, fiebre amarilla, Chicungunya y, por supuesto, zika. Es así que durante sus alrededor de 60 días de brevísima existencia, el pequeño Aedes se convierte en un arma infecciosa imparable. No hay barreras que impidan que atraviese fronteras, además ha ganado territorios gracias al cambio climático en el que está sumido el planeta y las constantes movilizaciones humanas en todo el mundo. Otro punto más a favor del zika: ya no se trata sólo de que el virus pueda viajar a través de la sangre de los humanos para encontrar un nuevo vector y ser diseminado con él, hoy también se sabe que la transmisión del virus es posible a través del contacto sexual.

Así mientras la replicación del virus parece un maremoto incontrolable, los laboratorios de todo el mundo buscan respuestas inmediatas para minimizar sus daños. Según la OMS, existen alrededor de 15 grupos en todo el mundo trabajando en una vacuna contra el zika. La gran mayoría se encuentra en sus primeras etapas de desarrollo pero las opciones más avanzadas son dos: una vacuna de ADN en los Estados Unidos y un producto inactivado en Brasil.

Según los reportes de la revista sobre medicina “Nature”, la primera está siendo desarrollada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y para su desarrollo se utiliza material genético del zika para inducir una respuesta inmune. Aunque los investigadores saben muy poco acerca del virus, tienen un bagaje muy amplio sobre los flavivirus, caracterizados por un tamaño en común de entre 40 y 60 nanómetros, así como material genético que se encuentra en una cadena de ARN de polaridad positiva. Esta tecnología de punta ha sido probada previamente por los investigadores del NIH en una vacuna experimental contra el virus del Nilo Occidental, una flavivirosis de origen africano subsahariano.

La segunda vacuna referida está siendo desarrollada por el Instituto Butantan en Sao Paulo y se espera que podría ser probada en humanos en 2019.

Las llamadas vacunas inactivadas son producidas con microorganismos muertos.

Se considera que son más estables y seguras que las vacunas “vivas”, pues los microbios no pueden mutar al estado en el que causaban la enfermedad.

Para la OMS este tipo de productos son los que tienen mejores características para determinados grupos-objetivo, como la inmunización de las mujeres en edad fecunda, que en el caso del zika son el grupo más vulnerable.

Durante la reunión mundial convocada por la OMS el mes pasado en Ginebra, Suiza, para estudiar los aspectos más relevantes en torno a la alerta sobre este virus, se reconoció que aunque el desarrollo de vacunas es imprescindible para responder a la expansión potencial de los brotes, éstas podrían llegar demasiado tarde en el corto plazo para los países actualmente afectados e incluso para futuras olas infecciosas.

Comparte la nota

Publica un comentario