IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Notimex. La actriz recibió este miércoles la réplica de sus manos en la Plaza de las Estrellas.

Nadie igualará a Juan Gabriel: Verónica Castro

1 de septiembre, 2016

Notimex/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.– La actriz Verónica Castro confesó que pasa por momentos muy tristes, también su familia y todos los mexicanos, por la repentina muerte del cantautor Juan Gabriel, a quien consideraba su amigo.

“Todos estamos pasando por un momento difícil, los mexicanos, los medios, el mundo de la música, porque como Juan Gabriel no va haber otro, y gracias a Dios porque él era único”, expresó.

La actriz, quien esta tarde recibió una copia de las huellas de sus manos en la Plaza de las Estrellas, manifestó a los medios de comunicación su tristeza por la muerte del cantautor michoacano y recordó con agrado el histórico programa que juntos grabaron en 1988, dentro de “Mala noche… ¡no!”, el cual tuvo ocho horas de duración.

“Es una tristeza compartida, pues como él no habrá otro, y ahora sé que habrá muchos imitadores a quienes les pido por favor que salgan a imitarlo más porque nos siguen recordando su imagen”.

Añadió que afortunadamente Dios hizo a cada ser humano diferente. “Nadie es peor o mejor, ni más grande ni menos grande, y afortunadamente solo hubo un Juan Gabriel”.

Dijo que si algo tenemos que rescatar de lo que le pasó al “Divo de Juárez”, es que su muerte se debe tomar como un aprendizaje.

“Esto lo debemos tomar así, como un aprendizaje, y ojalá que tomemos en cuenta que en cualquier momento nos podemos ir, por lo que hay que disfrutar y sacar el mejor provecho a la vida”.

Agregó que quienes están en la farándula deben aprovechar como maestros a la gente que está con vida, a los que están abandonados, a los que no tienen trabajo y a todos esos actores que están en el olvido y que tienen muchas cosas que enseñarnos.

“Hay muchos actores muy queridos a los que no se toma en cuenta para nada y que son libros abiertos, con mucha sapiencia y que los medios deberían acercar más a la gente; hay que aprovecharlos ahora que están con vida y que no vaya a pasar como con ‘Chachita'”, comentó.

Puso también como ejemplo a María Victoria y a Javier López “Chabelo”. “María Victoria es un libro abierto, y lo mismo pasa con ‘Chabelo’, no sólo se acerquen a hacerles preguntas, como cuándo vuelve a la televisión, él es una persona de quien se puede aprender mucho. Son gente con experiencia y con una gran historia que contar”.

Sobre la memorable emisión de “Mala noche… ¡no!” con Juanga, Verónica Castro alzó la vista al cielo recordando y dijo: “Qué bueno que me tocó la suerte de hacer ese programa, esos programas nunca los preparábamos, por eso eran mágicos”.

Compartió una anécdota de aquella gran noche: “Cuando ya eran como las tres de la mañana, no nos dimos cuenta que ya se habían ido los mariachis y los músicos, pero la gente quería más, así que se tuvieron que ir a brincar a la oficina de la disquera para conseguir unas pistas”.

“Son cosas maravillosas que solamente pasan en un programa en vivo y que únicamente le podían pasar a él, y tuve la fortuna de que me tocara compartirlas”.

Verónica Castro confesó que Socorro, su mamá, también admira mucho a Juan Gabriel.

“Mi mamá no se podía perder un programa en el que estuviera Juan Gabriel, Juan la invitaba cuando venía al Auditorio, pues él sabía que mi madre era una fiel seguidora, entonces mi hermana y ella siempre iban a verlo, cantaban y le echaban porras, y no sólo ellas, todos en casa lo adorábamos”.

Comentó que su hijo Cristian está muy dolido con la pérdida de Juan Gabriel.

“Cristian es de los más tristes, este hijo se me ha vuelto bien ‘chillón’ y se me puso bien ‘tristón’, anda bien apachurrado de su corazoncito, yo le digo que lo único que estamos seguros es que tarde que temprano lo vamos a alcanzar”.

Verónica Castro recibió una réplica de sus manos, cuyo original ya se encuentra en un sitio privilegiado de la Galería Plaza de las Estrellas.

Además, fue testigo del momento en que el actor y compañero en la obra “Aplauso”, Eugenio Montessoro, plasmó sus huellas en ese mismo lugar.

Comparte la nota

Publica un comentario