IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

La biblia y la familia de hoy

9 de octubre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Juan Spyker Anderson

(Vicepresidente del Consejo Interreligioso de Michoacán, AC y Presidente de la Asociación de Ministros Evangélicos de Michoacán, AC)

Yo vengo de una familia no tradicional. Mi madre, sola, tuvo que hacerse cargo de la casa con sus 4 hijos, así como de la Casa Hogar en Uruapan con muchos niños más, cuando mi padre nos dejó. Mi abuela materna fue criada únicamente por su padre, cuando éste quedó viudo.  Cuando murió la mamá de la abuela materna de mi esposa, ésta fue criada por las dos tías solteronas, hermanas de la mamá que murió.

No cabe duda que la Biblia tiene razón (Salmos 68) al decirnos que Dios es padre de huérfanos y defensor de viudas, y que hace habitar en familia a los desamparados. Menciono esto porque la Biblia no enseña solamente acerca de familias perfectas, más bien de manera muy realista nos habla de familias en las cuales hubo incesto, fratricidio, adulterio, poligamia y todo tipo de disfunciones. También nos narra que en la genealogía de Jesús aparece una ramera llamada Rahab.

¿Pero qué es lo que enseña la Biblia acerca de la familia? Nos enseña que la familia biológica, sea cual sea su situación, es el fundamento principal de la sociedad humana y como tal, deberá ser nutrida y protegida. Nos enseña además acerca del pueblo de Dios que es una familia espiritual. Los valores y los fundamentos que han sido los pilares de todas las culturas desde milenios atrás han girado alrededor de la familia.

Lo que enseña de manera singular y sobresaliente el Nuevo Testamento es en relación a la familia humana y la familia espiritual que es la Iglesia o el Pueblo de Dios. Cuando nacemos físicamente nacemos en una familia humana y cuando nacemos de nuevo, nacemos en una familia espiritual.  Dios nos adopta como hijos y venimos a ser hermanos espirituales y menores de Jesús.  En esta familia espiritual no existen diferencias étnicas, ni de género, ni de status social.  En la carta de San Pablo a los Gálatas (cap.3) dice, “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”.

Pero aún más importante que esto, está la nueva creación que Dios hace en Cristo, la cual está compuesta de una familia espiritual (el cuerpo de Cristo), formada de todas las personas que invocan el nombre del Señor Jesús como su Salvador. Esta es una familia tomada de cada nación, tribu, pueblo y lengua (Apocalipsis 7:9), y la característica que define esta familia espiritual es el amor que tienen los unos por el otros.  Juan 13:34-35 – “Un nuevo mandamiento os doy, que os améis unos a otros.  Y en esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”.

Habrá individuos y grupos quienes están en contra de los derechos de todos, pero que quede claro, que los verdaderos seguidores de Jesús, quien dijo, “Ama a Dios y a tu prójimo como a ti mismo”, amamos a todos y deseamos que los derechos, tanto los de un lado como los de otro, sean cuidados y asegurados por las leyes de nuestro país.

Vivimos en un mundo imperfecto.  Mientras tanto debemos dar gracias a Dios por el privilegio de vivir en un país libre y laico, un país donde hay separación de iglesia y estado y donde se protegen los derechos de todos. En vez de quejarnos, criticar y juzgar, busquemos animar, edificar y amar al prójimo.  No es tiempo de criticar, es tiempo de orar. Que Dios bendiga a Michoacán.

Comparte la nota

Publica un comentario