IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

La Voz de la Fe

10 de julio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Dr. Juan Spyker A.

 

Existe un tipo de liderazgo que Dios bendice y respalda. De eso escribo hoy. Quizá la parte más crítica de la actual crisis de valores que vive nuestro mundo tenga que ver con la calidad de los líderes en nuestra sociedad. Me refiero a todos los tipos y niveles de liderazgo y de los que van al frente de nosotros, incluyendo a los padres de familia, los maestros de nuestros hijos, los dueños de empresas, los gerentes diversos, líderes de instituciones, las autoridades y los gobernantes.

En los Proverbios de Salomón encontramos grandes perlas de sabiduría con relación a los líderes del pueblo.  Por ejemplo en Proverbios 29:2 dice, “Cuando los justos gobiernan, el pueblo se alegra. Pero cuando los perversos están en el poder, el pueblo gime.” ¡Cuánta razón tiene este proverbio! Otro que encontramos en Proverbios 29:4 dice así, “El rey que hace justicia da estabilidad a su nación, pero uno que exige sobornos la destruye.” Creo que muchísimos de nosotros anhelamos el día en que la cultura de corrupción en nuestro amado pueblo deje de ser.

Otro verso que seguido viene a mi pensamiento es Prov.14:34, “La justica engrandece a la nación, pero el pecado es afrenta de las naciones.”

Hago mención de varios proverbios más que hacen resonar en alto verdades poderosas con relación a la calidad del liderazgo entre nosotros: Prov.29:7 – “Los justos se preocupan por los derechos del pobre; al perverso no le importa en absoluto.” Prov.29:12 – “Si un gobernante presta atención a los mentirosos, todos sus consejeros serán perversos.” Prov.29:14 – “Si un rey juzga al pobre con justicia, su trono perdurará para siempre.” Prov.29:16 – “Cuando los perversos están en autoridad, el pecado abunda, pero los justos vivirán para verlos caer.”

Prov.29:23-26 – “El orgullo termina en humillación, mientras que la humildad trae honra. Si ayudas a un ladrón, solo te perjudicas a ti mismo; juras decir la verdad, pero no testificarás.

Temer a la gente es una trampa peligrosa, pero confiar en el Señor significa seguridad.  Muchos buscan el favor del gobernante, pero la justicia proviene del Señor.”

Cuanta falta hace que todos nosotros tengamos mayor consciencia de estas palabras sabias y siempre relevantes, aunque fueron escritas hace 29 siglos. El deseo que muchos tenemos en lo profundo de nuestros corazones es que Michoacán conozca el amanecer de un nuevo día de justicia y rectitud, de paz y progreso. Con el pasado ya no podemos hacer nada más que asimilarlo un poco más y buscar hacer reparación y restitución donde sea posible, pero con el futuro, podemos aprender a edificar con sabiduría y con justicia.  Una nueva visión y un nuevo plan – para un nuevo día – con la ayuda de Dios y el entendimiento y aplicación de estas verdades, ¡sí podemos lograrlo!

Comparte la nota

Publica un comentario