IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Archivo La Voz de Michoacán. El espacio que ahora alberga La Estrella fue en algún momento la aduana moreliana.

Aduana de la antigua Morelia

14 de junio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Oscar Guerrero/ La Voz de Michoacán

Al ser uno de los puntos de entrada o salida de la ciudad de Morelia, en su parte Oriente, este sitio fue escenario de la Guerra de Independencia, cuando Hermenegildo Galeana y Nicolás Bravo atacaron la ciudad de Valladolid un 23 de noviembre de 1813 para enfrentarse con José María Morelos y Pavón.

La Garita del Zapote era una casa que se encontraba situada en las afueras de la antigua Valladolid, y servía como caseta o sitio en donde se encontraba el garitero, quien era un empleado municipal encargado de vigilar la importación o exportación de los artículos comerciales.

Recibió tal apelativo porque tenía una cercanía con la Loma del Zapote, lugar en el que se podía encontrar una cantidad impresionante de este fruto a la orilla del riachuelo que bajaba del Río Grande. También se le nombrada de Oriente por su ubicación dentro de la ciudad. Los historiadores cuentan que esta casa que servía como la puerta de entrada se localizaba al borde del camino que conducía a Charo y que en la parte exterior se podía observar dos torres con una distancia una de otra de aproximadamente cuatro metros.

A las seis de la tarde la garita se cerraba con vigas de madera que eran colocadas en orificios que hasta el momento aún es posible observar en las torres elaboradas de cantera, con el único fin de evitar el ingreso de personas que no eran aptas, aunque por la noche se permitía que los viajeros que se trasladaban en bestias, descansaran.

Datos históricos de Jesús Romero Flores en su libro titulado Historia de la Ciudad de Morelia, refieren que la Garita del Zapote fue escenario de diversos encuentros durante la Guerra de Independencia, en donde uno de los primeros insurgentes michoacanos de nombre Manuel Villalongín, – quien acompañó aMiguel Hidalgo en la lucha- entró por la fuerza un 14 de septiembre de 1812 para liberar a su esposa que había sido encarcelada en la prisión de “Las Recogidas” y luego escapar por la Loma del Zapote.

La cárcel ubicada sobre la calle Nacional, se encontraba junto a la entonces capilla de Las Ánimas, la cual fue demolida años más tarde, hoy en día el lugar es un jardín Manuel Villalongín. Por su parte, Sergio Tirado Castro, indica en Casas y Familias de Morelia que también, por este sitio entró en ejército francés en noviembre de 1863, mientras el general Felipe B. Berriozábal, entonces encargado de la ciudad, salía por la garita de Santa Catarina para más tarde regresar con ayuda y sitiar la ciudad un 17 de diciembre de ese mismo año, entrando por la Loma del Zapote el general don Antonio Álvarez.

Años después en este mismo lugar se instaló una escuela pública; se piensa que pudo haber sido en el año de 1903, para más tarde convertirse en servicio de basura donde se resguardaban los carretones de residuos sólidos. Los historiadores mencionan que existen documentos que demuestran que el sitio pasó a ser propiedad de una señora llamada Enriqueta Emilia Flores de Careaga, que fue esposa del general Caraega, brazo derecho del también general Félix Ireta allá por el año de 1944.

Aunque a partir del Siglo XVIII pasó a formar parte del gobierno, la propiedad fue tomada por el general quien la heredó a sus familiares, los cuales la vendieron en 1951 al señor don Fernando Torres Villicaña, quien se encontraba casado con la señoraMaría Cristina Torres Cano. El inmueble también funcionó como dispendio de agua, al que acudían los vecinos de la zona.

En este lugar don Fernando Torres y su primo Eduardo Torres instalaron una fábrica de dulces morelianos llamados ates a la que nombraron La Estrella, al tiempo que su hermano don Luis Torres se dedicaba a la comercialización de estos productos y los de El Paraíso, quien más tarde abrió su propia compañía a la cual llamó La Estrella Dorada.

Ya en el Siglo XX, a finales de la décadas de los sesentas la propiedad sufrió una fractura para que se realizaran los trabajos de pavimentación y ampliación de lo que sería la avenida México, esto durante la administración de Alfonso Martínez Serrano. Don Fernando Torres, quien tuvo once hijos, murió en de 1969. Hoy en día el inmueble pertenece a una de sus hijas de nombre María Cristina Torres Torres pero el comercio se encuentra a cargo del señor Fernando Torres Torres, así como de la Fábrica de dulces La Estrella, que es propiedad de José Luis Torres.

Comparte la nota

Publica un comentario