IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.73

21.85

Foto: Víctor Ramírez. La biblioteca de la universidad michoacana es un tesoro por sus volúmenes y por su arquitectura, que son un gran atractivo.

Biblioteca Pública, señorial tesoro impreso

5 de junio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Oscar Guerrero/ La Voz de Michoacán.

Morelia, Michoacán.- El imponente edificio de cantera que actualmente es ocupado como Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana de SanNicolás de Hidalgo (UMSNH), en el siglo XVII formaba parte del conjunto conventual de la Compañía de Jesús, en Valladolid, hoy Morelia.

En el libro Paseo por Morelia, escrito por Xavier Tavera Alfaro, se describe que el inmueble que data del siglo XVII, se formó con los despojos de las librerías del Convento de San Buenaventura y del Colegio Seminario a los que se agregó una parte de la rica biblioteca del famoso polígrafo michoacano donMariano de Jesús Torres. Además el gobierno del estado y la UniversidadMichoacana, de quien depende ahora, la han enriquecido con libros modernos.

La imagen que presenta este importante edificio fue fundada en 1930, conserva un fondo bibliográfico antiguo de 22,901 volúmenes, que van desde el siglo XV hasta principios del siglo XX, es considerado el tercer fondo antiguo más grande deMéxico en propiedad de universidades públicas. A manera demuseo estos volúmenes se exhiben en tres pisos en estantería antigua de maderas finas y está a disposición sólo de investigadores e historiadores.

Entre las piezas que conserva, posee algunos incunables de valor inestimable, tiene una rica colección de folletos que –según historiadores- ha sido saqueada en los últimos años; tuvo también, hasta hace pocos años, una colección de manuscritos de jesuitas expulsados en 1767 de la que se conservan, lamentablemente, pocos ejemplares.

A sus alrededores se puede apreciar un jardín, y por el lado sur, tres monumentos; un obelisco dedicado a la memoria de dos estudiantes asesinados por el ejército en 1949; el otro es un busto erigido al sabio naturalistamoreliano, don Manuel Martínez Solórzano. Otro busto más corresponde a la figura del doctor Ignacio Chávez, distinguido cardiólogo mexicano.

Para más información consulta la edición impresa de La Voz de Michoacán del 5 de junio 2016.

Comparte la nota

Publica un comentario