IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Descubre Michoacán. La Avenida Madero ha tenido muchas modificaciones a lo largo del tiempo.

Desde la Calle Real hasta la Avenida Madero

11 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

La arteria principal de la capital michoacana, la avenida Francisco I. Madero ha sido testigo de innumerables acontecimientos históricos, ahora nos propondremos recordar los tranvías acarreados por mulas que transitaron de oriente a poniente de la rúa durante fines del siglo XIX, así como los “sitios de libres” (hoy taxis) que brindaron servicios hasta la década de los 80 del siglo XX.

A decir de José Fabián Ruiz, director de la Casa natal de Morelos;  durante fines del siglo XIX y principios del XX, Morelia tuvo un conjunto de tranvías de mulas, el cual transportaba a los pasajeros de la estación del tren hasta el santuario de la Guadalupana.

“Para 1890 ese servicio se brindaba todos los días, entraba desde la estación de tren (hoy edificio del INEGI) hasta el Santuario de Guadalupe, yéndose por la calzada de Guadalupe (hoy Fray Antonio de San Miguel), y así daba un par de vueltas al día”, recordó.

El servicio de transporte de tranvía estuvo atendiendo a la ciudadanía hasta 1920, cuando los automóviles de combustión interna comienzan a llegar a Morelia, y entonces aparecen los “libres”.

A decir de José Fabián, los “libres”, brindaban los mismos servicios que un taxi contemporáneo, sin embargo existían sitios establecidos en puntos estratégicos del Centro Histórico de Morelia.

“Esos carritos fueron elaborados en el Salesiano, ahí había un taller de carpintería, donde crearon las bancas laterales que traían atrás esos ‘libres’. Ahí acondicionaban los carros Ford y Dodge que iban llegando a Morelia para brindar servicio a la gente”, rememoró.

Y para el año de 1926, entró en funciones el primer sitio de “libres”, el cual se ubicó en el portal Matamoros, recibiendo el mismo nombre. Dos años después se estableció el “sitio Unión”, conformado por choferes que vestían de una forma particular.

“Los conductores del segundo sitio que tuvo Morelia se lograron acomodar en el lado oriente de la catedral de Morelia (hoy Plaza Melchor Ocampo), fue muy clásico en Morelia, porque se colocó como sitio ‘de los viejitos’, aunque no estaban viejitos, tuvieron una cualidad, vestirse con tarje y sombrero negro”, narró.

Así iban transcurriendo las décadas en las cuales, los “libres” brindaron servicio de transporte a la ciudadanía de Morelia, posteriormente se fueron añadiendo automóviles de la marca Chrysler, y para mediados del siglo XX, ya había una demanda de  más de 5 sitios de libres, que poco a poco se les comenzó a llamar taxis, debido a la inevitable influencia norteamericana en la ciudad.

Fabián Ruiz, recordó que los automóviles cobraban 2 pesos “la dejada” en los alrededores de Morelia, pero además tenían la cualidad de salir fuera de la ciudad, “en 1938 cuando entró la carretera México-Morelia rumbo a Guadalajara, tardabas 8 horas en llegar a la Ciudad de México, porque había tramos de terracería, los cantiles de Mil Cumbres daban pánico, no obstante, los libres te llevaban por ahí, se convirtieron en choferes muy expertos”, comentó.

Ya para las últimas décadas del siglo pasado, entre 1980 y 1990, los libres dejaron de existir, ya que los sitios dificultaban el tránsito vehicular  de un Centro Histórico que cada vez más se sumía en un mar de transeúntes.

Encuentras el reportaje completo en la edición impresa de este domingo 11 de octubre.

Comparte la nota

Publica un comentario