IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: Víctor Ramírez. El edificio de Bellas Artes ha ido cambiando a través del tiempo, ha sido espacio religioso y ahora una facultad de la UMSNH.

Ecos de la Facultad Popular de Bellas Artes

25 de abril, 2017

Paola Franco/La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán.- En los pasillos de una vieja Casona del Centro Histórico de Morelia resuena el eco de un pianista interpretando invenciones de Johann Sabastian Bach, Sonatas de Domenico Scarlatti,  así como algunas mazurkas de Chopin, y es que, en el número 87 de la calle Guillermo Prieto en pleno Centro Histórico de Morelia, está situada la Facultad Popular de Bellas Artes (FPBA), en donde se ofertan las licenciaturas en Danza, Teatro, Música y Artes Visuales. La institución de estudios de nivel superior depende de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

La vieja casona data del siglo XVIII;  el  chantre de catedral, don Miguel Romero López de Arvizu compró el terreno a Don Manuel Barroso de la Escayla en 1729, y en 1731 mandó construir esta hermosa mansión, la que ahora alberga un sinfín de suspiros, sonidos y manifestaciones artísticas de aquellos jóvenes que han decidido dedicarse profesionalmente a una disciplina relacionada con el arte.

La sociedad moreliana fue testigo de la construcción del inmueble, el cual pasó a manos de la iglesia católica cuando falleció don Miguel Romero López, dejándole la propiedad a favor de Obras Pías.

Para el año de 1750, el Tesorero de la Catedral vendió la propiedad a don Antonio Luis de Pimentel y Sotomayor, originario de La Habana, heredándola a su muerte a sus hijos, uno de los cuales, don Diego María, la vendió en 1759 al canónigo don Nicolás Montero y Zarilla.

Después de otros ilustres propietarios, en 1837 quedó a poder de don Andrés López Rayón y su esposa doña Rafaela López Aguado, progenitores de los héroes de la independencia, Ignacio, José María y Ramón López Rayón (esto según lo manifestado en la placa colocada afuera del inmueble).

La casa fue ocupada posteriormente por el Colegio Seminario, donde se formaron decenas de párrocos vallisoletanos; luego por la escuela de niños de San Vicente y hasta hace pocos años por la Escuela  (ahora Facultad) Popular de Bellas Artes, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

En  el día 14 de febrero 1914, los morelianos vivieron la experiencia de inaugurar la Escuela Popular de Bellas Artes EPBA, acudiendo a la apertura  Alfredo Elizondo, el Gobernador de Michoacán de ese entonces.

La FPBA fue llamada en un primer momento Academia de Bellas Artes, teniendo como base las academias de Dibujo y Pintura y las de Música y Gimnasia del Primitivo Colegio de San Nicolás de Hidalgo.

4 años después, el 28 de diciembre de 1918, se constituye la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), siendo la Academia de Bellas Artes fundadora de la máxima casa de estudios en Michoacán. Es partir de ese año que se integra la enseñanza de las disciplinas artísticas al desarrollo educativo del estado y en 1920 se le llama Escuela de Bellas Artes y en 1939 Escuela Popular de Bellas Artes.

En su interior siempre hay actividad dancística, dramática, pictórica y musical, en su gran patio central han convivido decenas de generaciones de artistas morelianos que han trascendido a nivel nacional por su entrega al escenario, asimismo, ahí han impartido clases artistas de talla nacional e internacional como el violinista Manuel Enríquez, el pintor Alfredo Zalce, las bailarinas Josefina Rodríguez y Amalia Mendoza y el dramaturgo José Gelada, lo que le ha permitido a la escuela tener una presencia relevante en la enseñanza del arte. En la actualidad su planta docente cuenta con maestros de las cuatro áreas artísticas, de talla internacional.

La fachada principal muestra huellas de su grandeza original, así como el dintel de la portada y algunas ventanas-balcón del segundo piso, mientras que, el resto del inmueble ha sufrido diversas transformaciones, que la hacen una obra en constante cambio.

Para más información consulta la edición impresa.

Comparte la nota

Publica un comentario