IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Archivo La Voz de Michoacán. En Mayo de 1844. Inician la construcción de la Plaza de Toros, pero como un lugar para recibir globos aerostáticos.

Plaza de Toros, construcción que alberga historia

24 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán.- Aunque en un inicio este lugar no fue construido especialmente para albergar una plaza de toros, sino para recibir globos aerostáticos, las circunstancias orillaron a ello, pues el aterrizaje que en este sitio realizó el guanajuatense Benito León Acosta un 15 de noviembre de 1844 fue muy accidentado.

La construcción de la antigua plaza de toros data del mismo año en la que fue inaugurada, estaba ubicada a una cuadra de la Plaza Villalongín, justo en la calle Aquiles Serdán, esquina con Revolución, en el primer cuadro de la ciudad.

De acuerdo con los historiadores, el hecho de que León Acosta participara en este viaje que realizaría desde la ciudad de la cantera rosa, fue porque se encontraba en Pátzcuaro en un evento realizado con motivo de su decimocuarta ascensión en globo.

Fue el gran interés que mostraron los vecinos de la ciudad los que lo invitaron a la capital michocana a ser parte de este histórico acontecimiento de aterrizaje y contratarlo, por lo que el lugar fue mandado a construirse en tan solo seis meses por iniciativa de don Evaristo Barandiaran, don Vicente Rionda y don Pedro Rangel.

La obra, que se estima costó alrededor de 26 mil 250 pesos de esa época, estuvo a cargo de la dirección de un arquitecto de apellido Granados; la edificación era de cantera y en su interior tenía 64 columnas, el lugar tenía una capacidad para albergar a tres mil personas.

Describen que el redondel medía 46 metros o 55 varas como también se le conoce. Los expertos señalan que era un espacio demasiado exagerado para practicar la tauromaquia, pero que sin duda, era ideal para practicar el aterrizaje.

La inauguración del complejo ocurrió un 1 de noviembre de 1844 y estuvo llena de varias corridas capitaneadas por los hermanos Ávila; pero fue 14 días después cuando llegó el globo del guanajuatense, mientras que la salida sucedió a las 15:00 horas.

Relatan que el viento del Sur soplaba tan fuerte que arrastró el artefacto saliendo de la Plaza, por lo que don Benito León se abrazó de una columna; sin embargo, el globo fue arrastrado por el viento y ya cuando se encontraba por la Plaza de San Juan, que se localiza aún a unos cuantos metros, éste se soltó desde una altura de 20 metros.

El accidente le ocasionó la grave fractura de una pierna. Dos horas después el globo ya se encontraba en el estado de Querétaro, para más tarde perderse en el Golfo de México. Por ello, desde ese mismo año el inmueble se destinó para para la corrida de toros, funciones de circo y prestidigitadores.

Para más información consulta la edición impresa de La Voz de Michoacán del 24 de abril de 2016.

Comparte la nota

Publica un comentario