IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Archivo La Voz de Michoacán.

‘Sombras’ de la Hacienda de San José de la Huerta

8 de febrero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

La Hacienda de San José de la Huerta, que en 1631 estaba ubicada en las afueras de la ciudad de la antigua Valladolid, hoy está cubierta por colonias como Jardines del Toreo, Cosmos y Xangari; e instituciones académicas  como Ciudad Universitaria y el internado La Huerta.

Desde Calzada La Huerta hasta las inmediaciones de Cointzio, la finca perteneciente en ese entonces a José de Figueroa Campofrío, era conocida como la hacienda cerealera más grande del distrito de Morelia.

De acuerdo con Sergio Tirado Castro, en su libro Casas y Familias de Morelia, era tanta la proyección que se tenía sobre la inmensidad de la finca, que la propiedad fue adquirida por 47 mil pesos junto con el Rancho de Oporo, en el año de 1872 por los legendarios de Cayetana Echeverría, a favor del acaudalado don Ramón Ramírez Núñez.

Posteriormente, en 1882 don Ramón Ramírez donó a solicitud de las autoridades municipales una pequeña fracción de su hacienda, con el propósito de que el predio sirviera para edificar sobre el terreno un panteón municipal.

Aún con la donación, en 1883 la finca contaba con una extensión de tierra de 5 mil 165 hectáreas aproximadamente, por lo que se convirtió en un foco de cultivos como maíz y trigo. Asimismo, se contó en su momento con la mayor producción de ganado conformada por cerca de 700 cabezas, 170 caballos, 21 mulas y 50 cerdos.

Desde 1881 hasta 1898 Ramón Ramírez fue extendiendo el terreno de la Hacienda San José al apropiarse de terrenos como el Rancho La Joya y de una pequeña fracción de la Hacienda Cointzio, característica por contar con baños termales.

La producción y relevancia del terreno, consiguió que en 1898 la Hacienda de San José se incorporara al sistema ferroviario, con un ramal que se desprendía de la vía Morelia-Pátzcuaro.

Tras el crecimiento registrado, a principios del siglo XX la Hacienda de San José consiguió una dimensión de 7 mil hectáreas, convirtiéndose así en la más grande por su producción y extensión territorial de la capital del estado.

Al paso de 1907, don Ramón Ramírez Núñez murió y, por consecuente, la finca pasó a manos de su primogénito Ramón Ramírez García, quien contrajo matrimonio con Ana maría Ortiz Vidales, nieta del ex mandatario de Michoacán, Primitivo Ortiz de Ayala y Rodríguez.

Una vez que Ramón Ramírez García se convirtió en el propietario, le fueron expropiadas las tierras en 1924 como resultado de la Revolución. Posteriormente, el señor murió.

Por el año de 1925, la Secretaría de Agricultura y Fomento arrancó con la edificación de una de las primeras escuelas centrales agrícolas de México en una área cercana a la Hacienda San José. De acuerdo con Sergio Tirado Castro, las obras que habrían culminado en 1926, derivaron en la demolición en la finca más grande de la ciudad.

Luego de ello, se construyó en 1969 el internado La Huerta, el cual fue ubicado justamente en el casco de la exhacienda, y en donde actualmente niñas provenientes de diferentes partes del estado reciben educación de nivel básico. De igual manera, fue escenario para la construcción de Ciudad Universitaria.

Entre otras fincas de relevancia  que existieron en la capital michoacana se encuentran la hacienda del Rincón, de Zindurio, de San Antonio Coapa, de la Soledad, Durán, Guadalupe de Piedrita, la Quemada, de Púcuaro, de Laureles, de José Apeo, de Santa Ana, Itzícuaro, de San Nicolás Pasiquihuato, de la Españita, de Chupio, de Atapaneo, de Lombardía, de Taretan, entre otras.

 

Comparte la nota

Publica un comentario