IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Agencias. Hace 251 años nació José María Teclo Morelos Pérez y Pavón en el Jardín de la Nueva España.

Morelos: Una vida entre la guerra, el estudio y la pasión

30 de septiembre, 2016

Paola Franco/La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán.- José María Morelos y Pavón: el hombre, el intelectual, el estratega de guerra, ha sido motivo de diversos estudios que nos dejan conocerlo un poco más y en días como este recordarlo.

Hace 251 años nació José María Teclo Morelos Pérez y Pavón en el Jardín de la Nueva España; no fue el alumno “estrella” que fue Hidalgo pero sí el estratega de Guerra que impulsó al Ejército Insurgente para lograr la Independencia de México; fue el cura rebelde que procreó un hijo y cuestionó la acumulación de privilegios y riqueza, así como el hombre que disfrutaba del pan y el tabaco.

Patricia Galeana Herrera, directora el Instituto Nacional  de Estudios Históricos  de las Revoluciones de México (INEHRM), ha revelado que Morelos no tuvo la oportunidad de leer y estudiar al grado que lo hizo Miguel Hidalgo.

Sin embargo, el caudillo insurgente destacó como un excelente alumno el tiempo que estuvo en el Colegio de San Nicolás, como lo muestra una investigación que realizó el historiador Héctor Cuauhtémoc González Silva.

Estudios revelan que incluso, al ser alumno de Miguel Hidalgo llegó a tener confrontaciones intelectuales con él, mismas que nunca los alejaron, por el contrario el “Padre de la Patria” le reconoció su desempeño e inteligencia.

Mientras que su estrategia bélica fue otra de las notables características de Morelos, como relata el historiador José Fabián Ruíz, el “Siervo de la Nación” poseía una gran capacidad de liderazgo y una impresionante visión para mandar un grupo de hombres armados.

Y tal era su liderazgo que aún cuando hubo fuertes confrontaciones al interior del Ejército Insurgente, nunca le quitaron el liderazgo, como relata el biógrafo del Siervo de la Nación, Ernesto LeoineVillicaña.

En sus cinco años de lucha, el cura de Carácuaro, se convirtió en el caudillo de la revolución de Independencia, y así en el gran hombre de los inicios de la política mexicana.

Con su captura en 1815, el juicio que enfrentó y, sobre todo, su ejecución, adquirió la condición de mártir y héroe.

Su caminar en el levantamiento armado lo llevó a la sacralización de los grandes personajes del siglo XIX.

Pero, ¿Qué hay de Morelos como hombre?, el historiador Ramón Sánchez Reyna relata que el hombre que “quiso” nacer en un mercado, mientras su madre iba a comprar el mandado, fue un personaje muy polémico.

Tal como lo refuerza el historiador José Fabián Ruiz, “el Caudillo del Sur” tenía un gusto especial por la mujeres, también le agradaba la bohemia.

Morelos tuvo amores que “rindieron fruto” y es que tuvo dos hijos: Juan Nepomuceno Almonte en 1803, y Guadalupe Almonte, nacida en 1809.

Ambos con una de las mujeres que marcó su vida: Brígida Almonte. Aunque no pudo ser el padre ideal y no les dio sus apellidos por sus hábitos sacerdotales, Morelos procuró la crianza y la educación de sus  hijos, en especial de Juan Nepomuceno.

Morelos amaba la poesía y aunque no hay mucho sobre su obra narrativa se le reconoce la claridad y fineza con la que plasmó los Sentimientos de la Nación.

Un hombre muy independiente en todo el sentido de la palabra, fue el jefe insurgente, quien desde los 14 años, dejó su ciudad natal.

Trabajó en su adolescencia en la hacienda de San Rafael Tahuejo, ahí aprendió cultivo de maíz y añil, para después ser el contador de la unidad agrícola y también el escribano de recibos y remesas.

Comparte la nota

Publica un comentario