IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Internet. Estados Unidos mantiene una fuerza de cerca de 25 mil soldados en Corea del Sur, un país que permanece todavía técnicamente en estado de guerra con su vecino del norte, tras el conflicto armado que los enfrentó entre 1950 y 1953.

Bomba de hidrógeno: Seúl pide apoyo a países vecinos

16 de enero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Corea del Norte informó al mundo hace una semana haber realizado una prueba subterránea con una bomba de hidrógeno, un arma más poderosa que las bombas atómicas que han ensayado hasta ahora. El anuncio de la prueba nuclear se transmitió en público en la capital Pyongyang.

Todos los medios de comunicación internacionales han dado gran difusión a esta noticia que agrava la tensión en el mundo, ya de por sí afectado con las acciones terroristas del Estado Islámico, los movimientos bursátiles originados en China y que perturban al planeta, los miles de inmigrantes que recurren a las inclemencias para ingresar a Europa, las desalmadas delincuencias organizadas y el flagelo del tráfico de drogas.

Según ha indicado la agencia surcoreana Yonhap, Corea del Sur ya ha pedido a Estados Unidos el despliegue de su armamento estratégico en la península, en una serie de contactos entre responsables militares.

Entre los activos que se podrían movilizar se encuentra, según Yonhap, un submarino nuclear, cazas de combate F-22 y un bombardero.

En una prueba de fuerza, Washington envió bombarderos furtivos B-2 —con capacidad para transportar bombas nucleares— a la península en 2013, después de que Corea del Norte llevara a cabo su tercera prueba atómica.

Estados Unidos mantiene una fuerza de cerca de 25 mil soldados en Corea del Sur, un país que permanece todavía técnicamente en estado de guerra con su vecino del norte, tras el conflicto armado que los enfrentó entre 1950 y 1953.

El presidente estadunidense Barack Obama ha tenido sendas conversaciones telefónicas con la presidenta surcoreana Park Geun-Hye y el primer ministro japonés Shinzo Abe. Los dos líderes asiáticos también han mantenido contactos entre sí.

En un comunicado, la presidencia surcoreana ha indicado que Park y Obama declararon la necesidad de “las mayores y más extensas sanciones” hasta el momento contra Pyongyang, de modo que ese régimen “pague el precio que debe” por su prueba nuclear.

La BBC, sistema de comunicación pública de Gran Bretaña, consultó con los expertos nucleares y de defensa Ankit Panda, James Acton y Bruce Bennet sobre la reciente prueba, sus alcances y lo que significa una bomba H.

Con la poca información que se tenía al día siguiente de la explosión pudieron externar lo siguiente:

1.- Que la mencionada prueba nuclear había generado ondas sísmicas equivalentes a un terremoto de magnitud 5.1 en la escala de Richter, aunque los analistas del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT, por sus siglas en inglés) dicen que equivalió a un sismo de 4.9 grados.

2.- Para saber qué tan poderosa fue la explosión –conocido como el rendimiento- era necesario conocer la profundidad subterránea de la prueba.

3.- Bruce Bennet, un alto analista de defensa de la Rand Corporation, dijo que la reciente explosión fue un poco más grande que la prueba de 2013, pero no lo suficientemente grande para ser una bomba de hidrógeno.

4.- Se cree que las pruebas norcoreanas en 2006 y 2009 fueron con dispositivos de fusión de plutonio, pero se especula que la prueba de 2013 fue con uranio enriquecido, aunque esto no ha sido confirmado.

“En general, los dispositivos de uranio son mucho más difíciles de fabricar y operar”, dice Ankit Panda, editor asociado de The Diplomat, una revista de análisis para Asia-Pacífico.

Una prueba basada en un dispositivo de uranio representaría mayores peligros porque el enriquecimiento de plutonio para armas se realiza en instalaciones que son más fáciles de detectar, mientras que el enriquecimiento de uranio usa muchas centrífugas, probablemente más pequeñas, que se pueden esconder.

Además, Corea del Norte ha agotado sus existencias de plutonio de calidad armamentista, pero tiene abundantes reservas de mineral de uranio.

Cualquiera que sea el material base, el significado de una bomba H es que utiliza un proceso llamado fusión nuclear y genera una explosión muchísimo más poderosa que una bomba atómica, que usa fisión nuclear.

5.- La magnitud estimada de la explosión sugiere que no tuvieron éxito en detonar un dispositivo completamente termonuclear, según los expertos, donde se esperaría una explosión cercana a los 100 kilotones o más.

“Tentativamente hablando, parece demasiado pequeña para ser una bomba de hidrógeno”, indicó a la BBC James Acton, codirector del Programa de Política Nuclear del Fondo Carnegie para la Paz Internacional.

Dependiendo de la profundidad de la prueba, es posible que la explosión fuera parcialmente “amplificada”, o sea que pudieron haber usado una pequeña cantidad de fusión nuclear.

Bruce Bennet dice que si hubiese sido un dispositivo termonuclear completo, hubiera generado una medida sísmica de “alrededor de 7 en la escala de terremotos”.

Añadió que “una manera de saber con más certidumbre qué fue lo que se detonó, sería a través del material radiactivo despedido en el sitio de la prueba que se puede tomar de muestras atmosféricas”.

Estados Unidos y otros países estarán sobrevolando para analizar la atmósfera y estarán tomando muestras, “pero no hay garantía de que algo se haya filtrado”, según Acton.

Por su parte, el gobierno de Corea del Sur retomará las transmisiones de propaganda mediante altavoces en la frontera común, una práctica a la que en agosto de 2015 Pyongyang amenazó con responder con ataques militares. Al recurrir a los altavoces, Corea del Sur sabe que da donde duele.

Cuando las activó por última vez, en agosto, Pyongyang abrió fuego y amenazó con acciones militares si no cesaban las emisiones de propaganda, en uno de los episodios de mayor tensión de los últimos tiempos entre ambos vecinos.

Finalmente, los dos países negociaron un acuerdo en el cual Seúl accedió a suspender las transmisiones. La prueba nuclear, en opinión surcoreana, representa “una grave violación” de aquel pacto.

Aunque los expertos descartan, dada la potencia de la explosión, que se tratara de una verdadera bomba de hidrógeno, sí creen que puede ser una bomba atómica mejorada, lo que supondría un paso adelante para la tecnología nuclear norcoreana.

Por último, los analistas argumentan que Pyongyang está anunciando abiertamente sus ambiciones, y que las condenas internacionales están llegando de todas partes, pero la reacción de los aliados de Corea del Norte, especialmente China, será crucial.

Comparte la nota

Publica un comentario