IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto. Agencias. La condena de este exdiputado en primera instancia será recurrida, informaron sus abogados.

Eduardo Cunha, Sentenciado a 15 años de cárcel por corrupción

30 de marzo, 2017

Notimex/La Voz de Michoacán

Río de Janeiro.-El expresidente de la Cámara Baja de Brasil, Eduardo Cunha, fue condenado hoy a 15 años y cuatro meses de prisión por los crímenes de corrupción, lavado de dinero y evasión de divisas, en una de las causas de la Operación Lava Jato que afecta a funcionarios del primer orden.

Cunha, un controvertido político conservador que tuvo un papel central en el juicio político contra la expresidenta Dilma Rousseff, fue hallado culpable de recibir 1.5 millones de dólares como parte de propina pagada en el marco de un negocio de la estatal petrolera Petrobras en Benín, en África.

Asimismo, el exlíder de la Cámara Baja, quien llegó a ser segundo en la línea de sucesión de poder del gigante sudamericano, fue hallado culpable de ocultar cuentas extranjeras a las autoridades entre 2011 y 2014.

La condena fue emitida por el juez Sergio Moro, principal autoridad de la Operación Lava Jato, uno de los mayores casos de corrupción de la historia de Brasil con vínculos en una docena de países, sobre todo en América Latina.

La condena de este exdiputado en primera instancia será recurrida, informaron sus abogados.

Cunha, un provocador político conservador de 58 años que inició su carrera en Río de Janeiro, fue detenido el 19 de octubre en su casa en Brasilia, en una decisión judicial adoptada por el riesgo de que -imputado en varias causas y acusado de recibir varios millones de dólares en propinas- se fugara del país.

Su rol fue fundamental en la apertura del proceso de juicio político a Dilma Rousseff, supuestamente como represalia de la mandataria por no brindarle apoyo político para que Cunha saliese impune de los escándalos de corrupción.

Tras el inicio del “impeachment” contra Rousseff, el poder de Cunha se debilitó, y acorralado por los escándalos de corrupción, tuvo que dimitir de la presidencia de la Cámara y, posteriormente, fue depuesto de su cargo como parlamentario el 12 de septiembre por voto de sus colegas diputados, perdiendo de esta forma el fuero privilegiado.

Este hábil y polémico político negó ante el Congreso la existencia de cuentas bancarias en Suiza, donde habría recibido parte de las propinas, pero documentos oficiales del país europeo rebatieron posteriormente a Cunha, lo que le costó su crédito político.

Su condena supone un golpe para el llamado “centro” político brasileño, que él representaba, y podría poner en peligro al presidente Michel Temer, compañero de formación (el Partido de Movimiento Democrático Brasileño, PMDB), ya que si negocia un acuerdo de remisión de la pena a cambio de contar todo cuanto sabe decenas de altos cargos podrían quedar implicados en la trama.

Comparte la nota

Publica un comentario