IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Info7. Escamilla fue declarado muerto a las 18:31 horas (23:31 GMT) de este miércoles.

Ejecutan a hispano por asesinato de policía

14 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Autoridades carcelarias de Texas aplicaron hoy la pena de muerte mediante inyección letal al hispano Licho Escamilla, de 33 años, por el homicidio de un policía de Dallas en 2001.

El Departamento de Justicia Criminal de Texas informó que Escamilla fue declarado muerto a las 18:31 horas (23:31 GMT) de este miércoles en la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, Texas.

Escamilla fue sentenciado a la pena capital en octubre de 2002 por el asesinato, 11 meses antes, del policía Christopher Kevin James, cuando trató de intervenir en una pelea en la que Escamilla estaba involucrado.

La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos se negó a revisar el caso la semana pasada y no se interpusieron recursos adicionales para tratar de impedir la ejecución.

La Junta de Perdones y Libertades Condicionales de Texas decidió el pasado lunes no recomendar clemencia para el reo.

De acuerdo con autoridades, James y otros tres agentes uniformados de la Policía de Dallas estaban trabajando fuera de servicio cuando la pelea comenzó. Escamilla sacó un arma y abrió fuego contra los agentes cuando intentaban poner fin a la disputa.

James recibió dos balazos y cayó al suelo. Escamilla se acercó luego tranquilamente al agente y le disparó tres balazos más en la parte posterior de su cabeza antes de correr e intercambiar disparos con los otros agentes. Un segundo policía herido en el tiroteo sobrevivió.

Escamilla también resultó lesionado y fue detenido cuando trataba de secuestrar un camión para darse a la fuga.

Una media docena de agentes de la policía de Dallas viajó a Huntsville para acompañar a los familiares del policía asesinado, algunos de los cuales atestiguaron la ejecución.

James, de 34 años, había ganado decenas de reconocimientos durante sus casi siete años en el Departamento de policía de Dallas y cuando murió estaba trabajando como guardia de seguridad fuera de servicio para ganar dinero extra para una nueva casa para él y su esposa.

Escamilla tenía 19 años al momento de la muerte del agente y ya contaba con una orden de aprehensión por el homicidio de un vecino en un barrio del oeste de Dallas, tres semanas antes.

Escamilla se convirtió en el duodécimo reo ejecutado en Texas este año y en el numero 530 desde que el estado restauró la pena de muerte en 1982.

Texas ha realizado la mitad de las 24 ejecuciones efectuadas este año en todo Estados Unidos y planea una ejecución más la semana próxima.

Comparte la nota

Publica un comentario