IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: siempre889. Calificó de admirable el “abnegado testimonio de pobreza” de sacerdotes, religiosos y consagrados.

Es una bendición que la Iglesia se vuelva pobre: Papa

20 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El Papa Francisco aseguró hoy que los ecónomos desastrosos “son la mejor de las bendiciones de Dios para la Iglesia católica”, porque llevando a la quiebra a congregaciones religiosas ricas les permiten ser pobres, como Dios quiere.

Durante un encuentro con sacerdotes, seminaristas y religiosas en la catedral de La Habana, Francisco contó una anécdota que alguna vez le transmitió un “viejo sabio cura”, para ponerse en guardia ante el “espíritu de la mundanidad rica”, que también se cuela en parroquias y congregaciones.

Al momento de su discurso, el Papa dejó de lado el texto que llevaba preparado y decidió improvisar una reflexión, basándose en las palabras que había escuchado anteriormente.

Empezó hablando de la pobreza, una palabra que –aseguró- es “muy incómoda” y “va a contramano de toda la estructura cultural del mundo”.

“El espíritu mundano no la conoce, no la quiere, la esconde. No por pudor, sino por desprecio. Y si tiene que pecar y ofender a Dios para que no le llegue la pobreza lo hace”, estableció.

“Cuántas almas generosas destruidas, que empezaron bien y después se les fue pegando el amor a esa mundanidad rica y terminaron, es decir mediocres, sin amor porque la riqueza pauperiza. Pero pauperiza mal, nos quita lo mejor que tenemos”, añadió.

Entonces contó la anécdota. Sostuvo que cuando uno empieza a juntar dinero para asegurarse el futuro, entonces el futuro ya no está en Dios sino en una compañía de seguros de tipo espiritual.

“Por ejemplo, cuando una congregación religiosa empieza a juntar plata y ahorrar y ahorrar, Dios es tan bueno que le manda un ecónomo desastroso que la lleva a la quiebra. Son de las mejores bendiciones de Dios a su Iglesia: los ecónomos desastrosos. Porque la hacen libre, la hacen pobre”, apuntó.

“Nuestra santa madre Iglesia es pobre, Dios la quiere pobre. Amen la pobreza como a la madre”, insistió.

Comparte la nota

Publica un comentario