IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Notimex. Celebran Independencia de EUA con música mixteca y vasca.

Festejan Independencia de EU con música mixteca y vasca

4 de julio, 2016

Notimex/La Voz de Michoacán

Washington.– Con un mosaico de sonidos mixtecos y vascos, miles de personas descendieron a la Alameda Nacional de la capital estadunidense, en medio de las celebraciones veraniegas alrededor del Día de la Independencia.

La Alameda, la explanada verde que alberga el complejo cultural más grande de mundo, la Institución Smithsonian, se transformó en escaparate de los sonidos, olores y sabores multiculturales y multiétnicos de California, y de las tradiciones del País Vasco.

“Se trata de dos comunidades resistentes que tienen tanto en común, la creatividad y la contemporaneidad de sus tradiciones, aunque cada una preserva su propia identidad”, dijo a Notimex la curadora del evento, el Festival Folklife 2016, Olivia Cadaval.

Creado en 1967, el festival honra las tradiciones culturales contemporáneas vivas y celebra las aportaciones musicales, dancísticas, deportivas y gastronómicas locales y extranjeras. En años pasados ha sido dedicado a México, Colombia y Perú, entre otros.

En su nueva edición, con el trasfondo del Capitolio en remodelación, el grupo de inmigrantes mixtecos Nuu Yuku electrizó al publico con la intensidad de la Danza de los Diablos, de Juxtlahuaca, Oaxaca, un baile tradicional en la fiesta del Día de la Virgen de Guadalupe.

Un altar de la Guadalupana fue colocado por las familias mixtecas en una carpa que denominaron “La Cueva”.

Residentes en el Valle de San Joaquín, en California, los miembros de Nuu Yuku compartieron con el público los secretos de la confección de sus llamativas y coloridas máscaras de diablos, cuya elaboración en madera tallada puede demorar hasta dos meses.

Por primera vez, el Folklife presentó el escenario “En Movimiento”, donde participantes y visitantes compartieron sus historias personales de migración a Estados Unidos.

Uno de los más concurridos del festival, el programa incorporó música, lectura de poemas, discusiones y sesiones de preguntas centradas en la encrucijada entre la cultura y la migración.

A sólo metros de distancia, en la zona verde de la Alameda y con el marco del Obelisco a Washington, las armonías mixtecas se fundían con los sonidos del acordeón de Oinkari Dantzari Taldea, una compañía de bailarines vasco-americanos de Boise, Idaho.

El nombre Oinkari, que significa “el que lo hace con los pies”, les fue conferido por bailarines vascos que fueron sus mentores durante un viaje de los jóvenes a la tierra natal de sus padres.

Miles de asistentes a la sección vasca aprendieron las tradiciones de la elaboración del típico queso vasco añejado en hornos rústicos de madera, el tallado de piedra, el popular juego de la pelota vasca y la industria de tejidos tradicionales.

Para amenizar el ambiente, el grupo musical Klaperttarak, de Bilbao, reprodujo la tradición del “kalegira”, donde los músicos y el público recorren los barrios del pueblo formando una alargada fila festiva de música y baile callejero.

Pero la escenificación más dramática fue la Procesión Joaldunak: hombres y mujeres hacen sentir su presencia con los sonidos de cuatro cencerros de cobre que portan en las espaldas, ataviados con sombreros en forma de conos y gruesos chalecos de piel de borrego.

La procesión antecede las celebraciones del Carnaval en las poblaciones de Nafarroa, Ituren y Zubieta, en el País Vasco.

El Festival Folklife continuará en la Alameda Nacional de Washington del jueves 7 al domingo 10 de julio.

Comparte la nota

Publica un comentario