IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Twitter. Al Nimr, considerado uno de los líderes de la Primavera Árabe de 2011 y un crítico feroz de la dinastía Al Saud, fue ejecutado este sábado.

“Justa” ejecución la del clérigo chiíta: Arabia Saudita

2 de enero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

El gran Mufti de Arabia Saudita, la máxima autoridad religiosa del reino, aseguró hoy que las 47 ejecuciones, entre ellas la del clérigo chiíta, Nimr Baqer al Nimr, se cumplieron de acuerdo con la justicia y para preservar la seguridad del país.

“Estos individuos habían cometido grandes crímenes, que incluyen asesinatos, fabricación de bombas o instigación de ambos para desestabilizar y extender el pánico entre la sociedad”, precisó el jeque Abdulaziz al Asheikh, citado por la agencia saudita de prensa SPA.

Insistió en que las sentencias contra esos criminales han sido limpias, destinadas a impedir la injusticia y a alcanzar la seguridad en el país”, según Al Asheikh.

La Comisión de Derechos Humanos de Arabia Saudita también defendió la legalidad de la ejecución de las 47 personas y aseguró que los juicios a los condenados sucedieron “según los procedimientos legítimos y legales, y con las garantías establecidas”.

“Los casos fueron considerados por tres magistrados del Tribunal Criminal Especializado, apelados ante cinco jueces del tribunal de Apelación, y finalmente revisados por cinco magistrados del Supremo”, recordó.

Sin embargo, las organizaciones Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI) denunciaron en su momento que el clérigo chiíta, en su caso particular, no contó con la presencia de su abogado, ni tuvo testigos para que declararan en el juicio al religioso.

Al Nimr, considerado uno de los líderes de la Primavera Árabe de 2011 y un crítico feroz de la dinastía Al Saud, fue ejecutado este sábado junto a otras 46 personas bajo los cargos de terrorismo, desobediencia civil y apostasía, anunció el Ministerio saudita del Interior.

El prominente clérigo había sido condenado a muerte en octubre de 2014, casi dos años después de ser detenido por apoyar los disturbios contra las autoridades saudítas que estallaron en febrero de 2011 en la provincia de Al Qatif, en el este del país y de mayoría chiíta.

Comparte la nota

Publica un comentario