IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Internet. Sakena Yacoobi, conocida como “La madre de la educación” recibió el Premio WISE 2015.

Premian a mujer que desafío al régimen Talibán

4 de noviembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Por el impulso a la educación que genera un pensamiento crítico, que al mismo tiempo es integral porque fomenta no sólo el aprendizaje sino también procura la salud, Sakena Yacoobi, conocida como “La madre de la educación” de Afganistán al desafiar al régimen Talibán, recibió el Premio WISE 2015.
La fundadora y directora ejecutiva del Instituto Afgano de Aprendizaje (Afghan Institute of Learning) Sakena Yacoobi (65 años), ha pasado las dos últimas décadas trabajando por reconstruir el panorama educativo de su país, devastado por la guerra. En ese tiempo impulsó la creación de escuelas y ha formado a 3 mil niñas, un trabajo que le valió la nominación al Premio Nobel de la Paz en el año 2015.
“La educación te da poder y se requiere empoderar no sólo a las mujeres”, planteó al recibir el galardón de manos de la Jequesa Moza bint Nasser, presidenta de la Qatar Foundation, en la sesión de apertura de la séptima Cumbre Mundial para la Innovación en Educación (WISE por sus siglas en inglés).
Ante más de dos mil personas de 150 países, convocadas por la Fundación WISE, reunidas en el Centro de Convenciones de esta ciudad, la Jequesa Moza bint Nasser, explicó que Yacoobi se ha distinguido por su determinación a llevar la educación en las condiciones más adversas de guerra en su país.
“Desde los campos de refugiados a las escuelas secretas nocturnas, y a menudo con riesgo para su persona, ha establecido una red de organizaciones que ofrecen educación general así como educación para la salud. Su trabajo se centra en niñas y mujeres, pero también ayuda a niños y hombres. Millones se han beneficiado de su optimismo”, comentó.
El trabajo de Sakena Yacoobi comenzó a principios de los noventa, cuando se incorporó a trabajar en los campos de refugiados afganos en la capital de Paquistán. Desde entonces ha formado a profesores, abrió escuelas para niños y centros de aprendizaje para mujeres.
El régimen talibán a mediados de los 90 no disuadió el trabajo de la Sakena Yacoobi de su misión de proporcionar educación y servicios sanitarios a mujeres y niños y en especial a niñas.
En el año de 1995 lanzó el Instituto Afgano de Aprendizaje (Afghan Institute of Learning) con la idea de mejorar la formación de los docentes a través de la innovación.
Una vez que los maestros aprenden lo básico de la enseñanza, el programa de Yaccobi incorpora a los profesores a cursos para reforzar sus habilidades para mejorar la calidad.
Cuando los talibanes prohibieron la educación de niñas, Sakena Yacoobi apoyó escuelas subterráneas caseras para 3 mil niñas en todo el país. Fue la primera organización en abrir en el país centros de aprendizaje para mujeres y continúa buscando formas innovadoras de proporcionar alfabetización y formación vocacional a niñas y mujeres.
Bajo su liderazgo, el Instituto Afgano de Aprendizaje (Afghan Institute of Learning) se ha constituido como una organización innovadora y visionaria de base para empoderar a las mujeres y sus comunidades. Desde su creación, Instituto Afgano de Aprendizaje ha proporcionado educación y servicios sanitarios al menos a 12 millones de beneficiarios que viven en áreas rurales y marginales de Afganistán.
Hace poco, Sakena Yacoobi abrió escuelas privadas para ofrecer educación accesible y de alta calidad. Además puso en marcha una estación de radio para transmitir el contenido educativo de su instituto a personas viviendo en zonas alejadas.
Ante la primera dama de los Estados Unidos, Michell Obama, Yacoobi dijo: “Sueño a lo grande”, y sí, entre sus planes esta la creación de una cadena de televisión y una universidad para mujeres.
“Me siento honrada y bendecida de ser elegida como la galardonada con el Premio WISE de este año. Es particularmente significativo porque es un momento crucial para Afganistán. Mi gente vive en el terror y la pobreza. Están sufriendo y se sienten desesperados. Sin embargo, en este momento ha aparecido una luz. Con este premio sabemos que podemos seguir educando más afganos, dándoles esperanza y animándoles a seguir adelante sin importar a lo que se enfrentan. Es un enorme reconocimiento para mí, y le dedico el Premio al Instituto Afgano de Aprendizaje y a todas las mujeres, hombres y niños que estamos educando”.
En esa misma ceremonia la primera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, hizo un llamado a los hombres y a los gobiernos invertir en la educación, particularmente de las mujeres no sólo en la de los varones.
Argumentó que en este momento son 69 millones de niñas y jóvenes sin escolarizar en el mundo, cifra con la cual el presidente Barack Obama ha respaldado su iniciativa Lets Girls Learn.
“Los necesitamos, de veras”, expresó Obama en un país de mayoría musulmana. Aquí, en el Medio Oriente, reiteró: “Debemos asegurarnos de que las niñas conozcan sus cuerpos como una fuente de orgullo y no de dolor y vergüenza”.
Destacó que hacer posible la educación de las niñas tiene que ver con un tema de financiamiento pero también con creencias y actitudes, con acabar con los abusos que ocurren en contra de las niñas y las jóvenes.
“Se trata de saber si los padres piensan que sus hijas merecen la educación tanto como sus hijos varones. Es sobre si nuestras sociedades mantienen leyes y tradiciones antiguas que oprimen y excluyen a las mujeres”.

Comparte la nota

Publica un comentario