IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de junio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.6

18.4

Foto: Internet. Exestudiantes de la Universidad Trump presentaron la demanda.

Trump compensará con 25 mdd a estudiantes engañados

31 de marzo, 2017

Notimex/La Voz de Michoacán

San Diego, Estados Unidos.- La Universidad Trump alcanzó hoy un acuerdo para compensar con 25 millones de dólares a miles de estudiantes que presentaron denuncias al sentirse engañados por promesas incumplidas por la institución educativa, anunciaron autoridades judiciales.

Exestudiantes de la Universidad Trump presentaron la demanda, en la que alegaron que el ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cometió fraude cuando prometió contratar instructores calificados para enseñar el éxito en bienes raíces a través de un programa que costó hasta 35 mil dólares.

El acuerdo fue alcanzado por las partes ante el juez Gonzalo Curiel del Tribunal Superior de San Diego.

La medida podría haberse alcanzado el jueves cuando una estudiante pidió salirse de la demanda colectiva para hacer una querella individual, lo que al final este viernes fue rechazado por el juez.

Con el acuerdo, los casi cuatro mil estudiantes que demandaron podrán obtener casi el 90 por ciento de su dinero invertido por esta fallida institución academica creada en 2005 y que cerró en 2010.

El acuerdo fue alcanzado en noviembre de 2016, apenas 10 días después que Trump ganó las elecciones presidenciales, pero aún necesitaba la aprobación judicial.

Trump University prometió enseñar a los estudiantes las técnicas de inversión que podrían utilizar para hacerse rico en el sector de bienes raíces, al igual que Trump.

Un “año de aprendizaje” en la Universidad Trump costó mil 495 dólares, según documentos de la corte, mientras que una “membresía” al menos costó 10 mil dólares y la “Gold Elite”, la clase más cara del seminario, costaba 35 mil dólares.

El acuerdo de noviembre de 2016 reunió a exestudiantes de la Universidad Trump de tres demandas: dos demandas federales de acción colectiva en San Diego y otra separada por el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman.

Las demandas alegaron que la universidad de Trump impartió seminarios nacionales que eran como infomerciales (programación pagada), presionando de manera constante a las personas para pagar más.

Trump atrajo más la atención al atacar de forma reiterada al juez Curiel, insinuando que la herencia mexicana del magistrado, nacido en Indiana, expuso un sesgo en el fallo.

El juez rechazó las solicitudes de dos exestudiantes que objetaron el acuerdo, descartando la posibilidad de descarrilar el acuerdo con la perspectiva de más litigios.

El acuerdo fue anunciado 10 días antes de que iniciara el juicio, ahorrando a Trump lo que habría sido una gran distracción.

El juicio habría sido fijado sobre si un jurado cree que Trump engañó a los clientes llamando negocio a una universidad, cuando no era una escuela acreditada, y por la publicidad falsa de que los instructores eran elegidos de manera personal por Trump.

Documentos de la corte revelaron estrategias para atraer a las personas a inscribirse, incluso si no podían pagarlo. Los documentos indicaron cómo los empleados debian guiar a la gente a través de “la montaña rusa de las emociones”.

Las transcripciones de unas 10 horas de declaraciones de Trump proporcionaron material adicional a los denunciantes, aunque Curiel negó una solicitud para publicar un video del testimonio de Trump que probablemente habría sido usado en anuncios de campaña.

Trump reconoció en las deposiciones que él jugó en las fantasías de la gente, y que no podría recordar los nombres de sus empleados a pesar de su tono de la publicidad de que él los eligió personalmente.

Comparte la nota

Publica un comentario