IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.65

22.00

Foto: Notimex. Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

Vivir la “revolución de la ternura”: Papa Francisco

22 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

En su visita al santuario de la Virgen patrona de Cuba, el Papa Francisco instó hoy a vivir “la revolución de la ternura”, porque –dijo- creer en el poder del cariño “es revolucionario”.

En su visita al santuario de la Virgen patrona de Cuba, el Papa Francisco instó hoy a vivir “la revolución de la ternura”, porque –dijo- creer en el poder del cariño “es revolucionario”.

“Nuestra revolución pasa por la ternura, por la alegría que se hace siempre proximidad, que se hace siempre compasión y nos lleva a involucrarnos, para servir en la vida de los demás”, indicó.

“Nuestra fe nos hace salir de casa e ir al encuentro de los otros para compartir gozos y alegrías, esperanzas y frustraciones. Nuestra fe, nos saca de casa para visitar al enfermo, al preso, al que llora y al que sabe también reír con el que ríe, alegrarse con las alegrías de los vecinos”, agregó.

Aseguró que la Iglesia católica quiere servir, salir de los templos y de las sacristías para acompañar la vida, sostener la esperanza, ser signo de unidad, tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación.

Insistió que, como lo hizo la Virgen, la Iglesia quiere acompañar todas las situaciones “embarazosas” de la gente, comprometida con la vida, la cultura, la sociedad, no “borrándose” sino caminando con los hermanos.

Reconoció que el alma del pueblo cubano fue forjada entre dolores y penurias que no lograron apagar una fe que se mantuvo viva gracias a las abuelas, las madres y otros que, “con ternura y cariño”, fueron signos de la presencia de Dios.

Constató que ni esas desgracias ni esas penurias lograron acabar con el amor del pueblo católico hacia la Virgen que surgió siempre como “luz disipadora de todo peligro” y “como rocío consolador” ante las mayores vicisitudes de la vida, cuando más cercana estaba la muerte o más próxima la desesperación.

“Este es nuestro cobre más precioso, ésta es nuestra mayor riqueza y el mejor legado que podamos dejar: como María, aprender a salir de casa por los senderos de la visitación. Y aprender a orar con María porque su oración es memoriosa, agradecida; es el cántico del pueblo de Dios que camina en la historia”, ponderó.

“Es la memoria viva de que Dios va en medio nuestro; es memoria perenne de que Dios ha mirado la humildad de su pueblo, ha auxiliado a su siervo como lo había prometido a nuestros padres y a su descendencia por siempre”, apuntó.

Comparte la nota

Publica un comentario