La Voz de Michoacan

Opinión

Bachilandia

Ada Estela Vargas Cabrero

Jul 28, 2017, 0:00

Compártenos

 

 

Hace tiempo muchas personas lucharon para cerrar el centro de Morelia y hacerlo peatonal, pero ahora que lo pusieron en práctica no parece ser lo mejor, dados los graves problemas que se están dando.

Algo horrible en Morelia es el transporte público, camiones grandísimos, destartalados, tan altos para subir que resulta un enorme sacrificio tanto para niños, discapacitados, embarazadas como para los ancianos. Combis igual, sin piso donde se pueden ir felizmente al caramba. Y la circulación que se permite a vehículos sobrecargados en calles céntricas que destruyen su pavimento, así como las lluvias lo hacen.

No es cuestión de esta administración municipal, no se trata de charle la culpa: viene de muy atrás porque tapan los baches y tardan más en hacerlo que en volver a destaparse, quizás por la calidad del material, por la etapa incorrecta, por la falta de cuidado de los trabajadores, pero así es la cosa.

Por otra parte, gran número de edificios del meritito centro, es decir, en la avenida Madero entre otras calles principales, se ven horribles con los adefesios que les han construido para ampliarse y ocupar como negocio lo que fuera azotea, de hecho es raro que no haya perdido su título de Patrimonio de la Humanidad. En las redes sociales circuló un precioso vídeo de la ciudad con sus aspectos tan gratos mientras se escuchaba cantar “Bonita”; era un gusto verlo y oírlo, lo hicieron muy bien.

También en las redes sociales han circulado otras notas: la foto de un bache en forma de corazón, un bache convertido en jardín, otro en alberca, etc. y unos buenos ciudadanos tapándolos con recursos propios ante el olvido de las autoridades y su cariño por la urbe.

El antes populoso centro, está casi vacío de gente, los negocios cerraron o cambiaron de giro, las bancas lucen desocupadas y los macetones de cantera se convirtieron en grandes orinales. Aparte qué mal aspecto dan los postes de metal que acortaron espacios.

Como se comentó en una colaboración, deben fundar un patronato y prevenir el 500 aniversario de la fundación de Morelia realizando poco a poco obras, pero en un proyecto integral y multidisciplinario, la hermosura de este histórico legado arquitectónico lo merece. La ciudad no es solo esas torres que contravienen las disposiciones del arte y que curiosamente se convirtieron en icónicas; tiene mucho que ver, sentir, amar.

Los visitantes reniegan del mal estado de las calles, de improvisaciones y falta de señalamientos. El grafiti daña horrible, porque hoy se pintan las fachadas y mañana ya están rayadas. Incluyendo grandes monumentos como su acueducto. Oh, amada Bachilandia, digna de mejor suerte.

Sí han arreglado algunas calles, pero los resultados no son excelentes porque cuando llueve se convierten en ríos, con peligro de inundar viviendas. Un ejemplo es Ticateme. Por otra parte, es necesario que el ayuntamiento considere como unas partes importantes a sus tenencias, olvidadas, pues requieren lo mismo, urgente bacheo de sus calles, más siendo tan estrechas como las de Santa María.

Cantada por poetas, cancioneros, etc. los versos cuentan sus bellezas o aventuras, las canciones sus personajes, barrios y esplendor. Una persona sugiere que en un quiosco cerca de la terminal de los tranvías turísticos, vendan libros de su historia, canciones y poesías. Es una buena puntada.

368 Visitas