La Voz de Michoacan

Opinión

Foto: Agencias. Dra. Miroslava Ramírez.

Madres solteras: un juicio o una realidad

Dra. Miroslava Ramírez Sánchez

Oct 09, 2017, 11:47

Compártenos

Dra. Miroslava Ramírez

Los hogares monoparentales a cargo de una mujer “jefa de familia” se encuentran en constante aumento en las últimas décadas en prácticamente todos los países del mundo. Si bien la mejor manera en la que los hijos pueden desarrollarse integralmente sanos es dentro del seno de una familia integrada por papá y mamá, hay circunstancias inevitables que obligan a dejar ese proyecto de vida ideal.

En nuestro país de cada dos parejas que se casan una se divorcia; una de cada 3 familias en México son monoparentales, casi siempre jefaturadas por una madre sola. Cuando escuchamos “madre soltera” no llegamos a dimensionar el impacto de ese rol en la vida psicológica de ella y de sus hijos; se tiende a juzgar a estas madres como irresponsables o de conducta sexual laxa, sin percatarse que al hacer un juicio de valor al vapor podemos estar limitando nuestra comprensión de un hecho real (independientemente de si es bueno o malo) al ignorar que una madre sola puede no desear serlo y que son variables las circunstancias por las que una mujer se convierte en madre soltera, desde haber tenido que separarse para proteger a sus hijos de un padre pedófilo o adicto, un enamoramiento fugaz, el buscar la reproducción asistida por no tener pareja, hasta el hecho iluso de haber confiado en el compañero para evitar el embarazo, una viudez, un divorcio, o incluso y casi increíble cuando se vive bajo el mismo techo justo al lado del padre de sus hijos, pero que no cuenta con él ni para lo “efectivo”, mucho menos para lo “afectivo”.

He podido acompañar en su proceso de psicoterapia a muchas mujeres solas que son discriminadas por la sociedad y que las encasillan en el escalón de las pérdidas o que se compadecen de ellas sin tener idea de la fuerza psicológica que se requiere para absorber una realidad tan pesada como lo es criar a un hijo con “una sola mano”, eso sin contar el increíble aporte económico que muchas de ellas representan al sumarse a la fuerza laboral de su país. Esto nos debe llevar a retar ciertos modelos y patrones que muchas veces son establecidos y que obedientemente aceptamos como “cierto”, y empezar a exigir el apoyo del gobierno para contar con el derecho de una pensión alimenticia; en países como Costa Rica el papá que no paga pensión alimenticia no sale del país, en Argentina no puede tener una licencia para conducir, ¿qué se hace en nuestro país para que los deudores y morosos alimentarios apoyen a sus hijos y a la madre de ellos?

También existe la mujer sola que en un momento de expansión profesional y económica creyó que el hombre no era necesario para sacar adelante un hogar y que ella misma podía procurarse los medios para sostener a sus hijos sin pensar que un padre no solo es necesario como proveedor sino que su rol es importante para la diferenciación psicosexual, para dar identidad, para moldear carácter, para dar sensación de protección y que además es quien puede introyectar la capacidad para poner y ponerse límites.

Hay estudios bastante confiables que nos demuestran que una familia monoparental puede ser tan funcional como cualquiera y que a partir de una conciencia activa pueden llegar a realizarse plenamente y ser socialmente funcionales y destacados. La meta de una persona asertiva incluye el convertirnos en mejores personas cada vez, una madre soltera puede lograr encauzar cualquier falla, está demostrado en innumerables casos que las limitaciones se pueden superar, debemos descubrir que existe un porvenir para todos y que el valor más alto al que podemos aspirar es el amor incondicional.

Gracias por tus comentarios. www.miroslavaramirez.com

175 Visitas