La Voz de Michoacan

DÓLAR Compra $19.75/ Venta $20.60

Morelia   17 °C

Imagen No disponible

Sábado 15 de Diciembre del 2018

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RUIZ,Opinión

El maestro Arturo Saavedra Regalado

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RUIZ

Oct 07, 2018, 8:07

Compártenos

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RUIZ

Ahora que se habla mucho de la participación de los maestros en la transformación del sistema educativo, resulta oportuno preguntarnos ¿Qué cualidades deben tener los maestros para cumplir satisfactoriamente su función educativa? Es una cuestión muy difícil de contestar, porque la educación es una actividad muy compleja. Sin embargo, en este breve espacio, se exponen algunas características que debe reunir un educador, sin pretender establecer un modelo ideal. La vocación es esencial en el docente,  una gran sensibilidad para entender los problemas de sus alumnos, poseer una cultura general y formación pedagógica para estar acorde con la época en que vivimos. Ya no es posible entender la educación con criterios tradicionales, sintiéndose el maestro como si fuera el poseedor de los conocimientos y concebir al educando como un simple receptor pasivo. El tiempo de los profesores autoritarios y dueños de la verdad absoluta ha quedado atrás desde hace varias décadas.  Otra cualidad debe ser el autocontrol, basado en el conocimiento de sí mismo, buena salud física y mental, conocer a fondo los contenidos de las disciplinas que imparten, motivar el interés de los alumnos mediante una participación activa del estudiante y aplicar acertadamente todos los recursos a su alcance: desde los audiovisuales, dinámicas grupales, hasta las últimas tecnologías, siguiendo modelos bien definidos, acordes con el currículo escolar (formal, real, oculto). También deben respetar la personalidad de sus alumnos,  vivir una existencia ordenada, conocer la psicología de sus alumnos, entre otros requisitos, ya que es el ejemplo lo que mejor educa. Y, finalmente, ser justo a la hora de evaluar.

El maestro cuyo nombre sirve de título a este artículo reunió, entre otras, estas características, además de un carácter bien dispuesto, siempre optimista, lleno de entusiasmo por las tareas educativas.

Este distinguido educador nació el 30 de septiembre de 1937 en la población de Comanja, Michoacán. Sus padres fueron la señora doña Ma. Salud Regalado Anaya y  el señor don Adrián Saavedra Cervantes; desde pequeño  inició sus estudios  en la Escuela Primaria Rural Federal “Ignacio Manuel Altamirano” de su lugar de origen, y la concluyó en el Centro Escolar “José María Morelos y Pavón” de la ciudad de Morelia. En 1950, ingresó a la Normal Urbana Federal de la capital del Estado, obteniendo en 1955 el grado de Profesor de Educación Primaria. Fue un alumno que tuvo como prioridades el estudio, la disciplina y la práctica del deporte.

Siempre manifestó una gran predilección por el trabajo pedagógico; de ahí que se haya iniciado de inmediato como profesor en escuelas de educación primaria, rurales, semiurbanas y urbanas, durante cinco años en el Estado de Veracruz (1956-1960) y tres en nuestro Estado de  Michoacán de Ocampo (1961-1963), enfrentándose a una realidad difícil, compleja y con grandes desigualdades económicas y sociales, viviendo día tras día los problemas propios de escuelas que carecían de lo indispensable; motivo por el que supo sustituir con especial empeño esas deficiencias, además evitó caer en las prácticas tradicionales, separadas de la vida diaria y sin tomar en cuenta los intereses de los educandos.

Pero con la convicción de que era indispensable tener  una visión más amplia, con disciplina del dominio personal y compartido, como fuerza impulsora del mejoramiento educativo, siempre procuró orientar su interacción, mediante el fomento del sentido de responsabilidad personal de los alumnos.

Esto lo llevó a realizar grandes esfuerzos en un afán de superación que lo llevó a  estudiar en la Escuela Normal Superior de la Ciudad de México, donde cursó la especialidad de Matemáticas y, algunos años después, la Maestría en Ciencias de la Educación con terminal en Administración y los Diplomados en Formación Profesional del Profesorado en la Normal Superior de Michoacán, y el Modelo Didáctico Basado en Competencias en la Normal Superior F.E.P. de Guadalajara, Jalisco.

Su labor ha sido ejemplar y muy variada, pues trabajó diez años como Profesor de Matemáticas en Educación Secundaria (1963-1972), seis años en el Instituto de Capacitación del Magisterio Estatal en asignaturas psicopedagógicas (1970-1976), cinco años de Profesor de Matemáticas y su Didáctica en la Normal Superior de Michoacán (1976-1980).

En la Escuela Técnica Industrial No. 60 “Álvaro Obregón”, hoy Escuela Secundaria Técnica 3, estuvo adscrito de 1964 a 1985, desempeñándose como docente (1964-1973), coordinador local de academias (1967-1974), subdirector(1973-1978) y director (1979-1985), en donde  trabajo y coordinó diferentes planes y programas de estudio, formulados por las reformas instrumentadas por  la Secretaría de Educación Pública y, aun cuando el personal estaba integrado por profesionales no docentes y docentes, logró un alto grado de colaboración concretando las aspiraciones en una conjunción de voluntades, a fin de reafirmar el interés  común en el futuro -punto de apoyo para el cambio educativo y social- y de lo que podrían aprender  los unos de los otros, practicando las decisiones del Consejo Técnico Escolar, para rehacer y renovar en forma sostenida, no por decreto, sino con una orientación práctica del proceso de enseñanza-aprendizaje, donde los docentes articulaban las clases no solo por la organización propia de los contenidos académicos, sino también de los intereses emocionales, sociales y cognitivos del  alumnado, al cual se les ofrecía un espacio formativo que lo identificaban como propio, no sólo pensando en el futuro, sino en el presente, tan importante en la etapa de la adolescencia, teniendo como meta formar ciudadanos críticos y comprometidos, el fomento de los hábitos de ayuda a los demás, el trabajo bien elaborado y el respeto. En suma, se buscó corregir el enfoque  academicista que ha tenido la educación secundaria desde sus orígenes.

En este trayecto  participó en los cursos de formación convocados por la SEP, donde los docentes participaban para desarrollar sus capacidades como mentores. En este renglón, el maestro Saavedra Regalado  tuvo a su cargo responsabilidades como Delegado y ponente en el Primer Seminario Regional sobre Educación Media Básica (1974), dentro de  las Jornadas Académicas Nacionales de Educación Media. Asimismo, en la Escuela Normal Superior de Michoacán (1991-1998),  donde fungió como Instructor de la Formación y Actualización Permanente del Personal de Educación Secundaria Técnica (1992), Reformulación de contenidos de los Planes y Programas de Educación Básica (1992), donde coordinó: a) el Programa de Actualización del Maestro Michoacano (1992), b) Los diplomados de Formación Profesional Docente y de Administración (1993-1994), c) Capacitación a Supervisores, Jefes de Enseñanza y Docentes en la asignatura “Formación Cívica y Ética (1999), d) Fortalecimiento de la Capacidad Técnico-pedagógica de Directores de Educación  Secundaria Técnica en diferentes estados del país, Niveles 1º., 2º. Y 3º (1983-1985), e) Colaboró con el ILCE (2001-2003), f) La tarea fundamental de la escuela Secundaria (2003), g) el Programa Reforma Integral de la Educación Secundaria: Renovación Pedagógica y organizativa de las escuelas públicas de Educación Secundaria, Proyecto de Innovación e investigación y del Diagnóstico Estatal de Educación Secundaria (2002-2006), que no solo implicaba el cambio en los modelos pedagógicos y de formación del docente, dentro de un ambiente de aprendizaje y la implementación de didácticas activas y dinámicas, para revertir el supuesto de que aprender  es un asunto puramente intelectual, fomentando el aprendizaje centrado en el alumno, no en el maestro. Se propició un proceso duradero de evolución en las escuelas de la actualidad, el cual en sus inicios  fue bloqueado por una corriente sindical y, a partir del 2006, también por la autoridad responsable de la Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación en el Estado.

En el plano oficial ha sido un colaborador eficiente, lo cual demostró en la fundación de la Escuela Secundaria Técnica Industrial que funcionó  en el Palacio Clavijero (1963), antes Escuela Técnica Industrial “Álvaro Obregón”, conocida popularmente por su denominación anterior como Escuela de Artes y Oficios. En 1969, el  Lic. Carlos Gálvez Betancourt, Gobernador Constitucional del Estado, le encomienda la Dirección del Departamento de Promoción Cultural del Gobierno del Estado, el cual se dividía en  las Secciones de Música y Danza, Editorial, Teatro, Artes Plásticas y de Acción Social, a cargo de destacados elementos morelianos, logrando con éxito constituirse en un enlace más con las actividades que otras instituciones de cultura desarrollaban con gran acierto en el ámbito de la capital de la Entidad que por su categoría de centro de estudios, durante toda su historia, ha sabido mantener un permanente ritmo de inquietudes cívicas, intelectuales y artísticas; la Jefatura del Departamento de Educación Secundaria (1992-1993);la Coordinación General de Proyectos Académicos de la Dirección de Educación Secundaria (1994-2002); la Supervisión de Educación Secundaria Técnica en las Zonas de Tacámbaro, Zacapu y Morelia (1985-1994); la Dirección  de Educación Secundaria (2003-2004); el Programa de Autoevaluación Legal y Administrativa de la SEE (2005) y Asesor Académico de la Dirección General de Desarrollo e Investigación Educativa en el Proyecto Estratégico Transversal de Educación Permanente (2012).

También ha participado en la elaboración de los siguientes trabajos como maestro y ponente: Conocimiento y Educación de adolescentes (1966), Supervisión Sistemática de la Calidad de la Educación (1995), Propuesta para mejorar el logro educativo (2003), La función de Supervisión en la Educación Secundaria (2004), Proyecto de Difusión e Implementación de la Reforma integral de la Educación Secundaria en Michoacán (2004), Diagnóstico Estatal de Educación Secundaria (2004), Propuesta para la creación de la Unidad de Investigación de Secundarias (2005), Manual de Coordinación Técnico-pedagógica de la Dirección de Educación Secundaria (2004),Actualización del Manual de Organización del Departamento de Capacitación SEE (2008), la Propuesta Curricular Alternativa (2012), la Propuesta cooperativa en valores y en equipo (2015); Programa La Escuela Productiva y Formadora de Valores (2000), el Proyecto Estratégico Transversal de Educación Permanente (2013), el Plan Estatal para Abatir el Rezago en Educación Secundaria (2013), la Propuesta de Perfiles, Parámetros, Indicadores y Criterios para la Evaluación del ingreso al Personal de Educación Básica (2013), el Programa Estatal de Formación Profesional Docente (2014), el Programa de Mejoramiento del Logro Académico y Prevención de la Deserción Escolar (2014).

El Gobierno del Estado de Michoacán de Ocampo le ha otorgado las medallas al Mérito Docente: Maestro Rafael Ramírez, Maestro Manuel Ignacio Altamirano y Presidente Lázaro Cárdenas en reconocimiento a los retos de reformar las escuelas bajo tensión, que necesitan evolucionar como sistemas vivos, para guiar el pensamiento del futuro,  realizados durante los 30, 40 y 50 años de ejercicio docente continuo y permanente.

En su vida personal, contrajo matrimonio con la señorita profesora Bertha Villicaña Contreras, el 17 de septiembre de 1964,  de cuya relación nacieron sus  dos hijos: Berenice y Arturo, quienes estudiaron Arquitectura e Ingeniería Eléctrica, respectivamente, en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

La biografía del maestro Arturo Saavedra Regalado es la historia de un hombre que ha consagrado todos los años de su existencia causa generosa de la educación mexicana.

 

447 Visitas

Opinión Anterior

¿Para qué sirve el estado de derecho?
MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RUIZ

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RUIZ Ahora que se habla mucho de la participación de los maestros en la transformación del sistema educativo, resulta oportuno preguntarnos ¿Qué cualidades deben tener los...