La Voz de Michoacan

DÓLAR Compra $19.75/ Venta $20.60

Morelia   13 °C

Martes 11 de Diciembre del 2018

Juan Pablo Ríos y Valles Boysselle

El divorcio no es para siempre

Juan Pablo Ríos y Valles Boysselle

Abr 12, 2018, 23:54

Compártenos

Juan Pablo Ríos y Valles Boysselle

 

Tener cargo público y estar enamorado es lo mismo, en esos momentos el Partido es perfecto, los compañeros de bancada se convierten en amigos, los amigos en proveedores y las facturas que se les paga hasta comisión generan; la silla tiene cojín, el secretario es eficaz y el poder se ejerce a discreción contra aquellos que no entienden que nada debe arruinar la complicidad, normalmente traducida en corrupción, que une a los del partido en el poder.

 

El hueso y el amor cambian la vida, el primero suele hacerte millonario y el segundo probablemente dichoso, pero cuando se trata de ser egoísta y alcanzar las metas que sólo a uno le interesan, la pareja y los valores estorban más de lo que ayudan, por eso es mejor divorciarse, traicionar u olvidar las promesas del pasado.

 

En Morelia la elección para Presidente Municipal deja claro que se tiene más poder cuando uno se divorcia.La historia de esta contienda es de traiciones, pactos, cálculos y mezcolanza.

 

Poncho Martínez era panista, el más destacado, el estandarte de la doctrina blanquiazul, el de los ojos del color del partido; se le quería y protegía como prenda preciada, el PAN lo dejó competir para Presidente Municipal, perdió y le tendió camino a una vida más tranquila en el Congreso de la Unión, cuando su labor terminó estaba lista la diputación local y la Presidencia de la Cámara para que la promesa de ser alcalde se cumpliese pero, igual que en el matrimonio se le ocurrió a Marko y a Cocoa romper la ilusión, así que hubo que divorciarse, hablar mal de los partidos, especialmente del que cambió su vida, lo formó y le dio ingresos por años; mejor se volvió independiente.

 

Daniela, el mayor descubrimiento del PRI, la política que logró conectar con los jóvenes, el símbolo de la renovación del ejercicio público y quien refrescara la imagen del PRI en Michoacán, tuvo que dejar a quien la descubrió e hizo debutar en el poder público, cambió el color rojo por el verde y desde la trinchera que defiende a los animales y la naturaleza llegó a la Cámara de Diputados. La distancia habría de ser temporal pero clara, era necesario que se notara que ella no estaba involucrada en los cuestionamientos de su ex jefe, el entonces Gobernador con licencia. A salvo de rumores, aprovechó el coraje de los que observaban la intervención del Estado para ganar capital político propio y despriitizarse.

 

La candidatura de la que podría ser la Primer Presidenta Municipal de Morelia incomodó a Constantino y mejor se divorció del PRI aprovechando que el verde le hizo ojitos y prometieron cumplir juntos el dicho popular “si no es mía, no será del PRI”

 

No en todos los divorcios hay que salirse de casa, algunos logran pactos irracionales pero prácticos en los que se puede compartir la cama, pero no la intimidad; así hizo Carlos Quintana, quien aprovechó la línea de Anaya y al igual que su dirigencia nacional cedió los espacios que fuesen necesarios a cambio de la candidatura Presidencial. No a todos se pudo complacer, tal fue el caso de uno de los símbolos del sol azteca que, por tanta exposición al astro rey, se volvió moreno.

 

Morón, quien encabezara las más fervientes luchas del sol azteca en Michoacán, el amigo personal de los fundadoresprefirió olvidar los buenos tiempos a renunciar a su aspiración. Aprovechó la necesidad de candidato de Morena y, sin que nadie le rogara quedarse, se formó en la misma fila que Cristóbal Arias y Leonel Godoy.

 

Finalmente llegó el divorcio de Fausto, no está claro si él lo promovió o ya hasta la chapa de la casa habían cambiado, su amor estaba vendido desde hace tres años a Alfonso, pero al parecer el amasiato no fue lo que esperaba. Intentó volver para que su hijo tuviese la dicha de “servir al pueblo” como Diputado y al verse negado a negociar buscó al joven y fresco PES para poder romper el record de veces en la Presidencia Municipal. Seguramente entregarse a los morelianos es tan maravilloso que por eso está de vuelta.

 

Un error cualquiera lo tiene, los arrebatos son de humanos, así que más vale volver a los brazos de quien fuera amor de infancia. Por eso Cocoa abanderó el registro a la reelección de Alfonso; el Independiente ya casi tiene partido al corporativizar todos los que van de morado; Daniela regresó al Partido del que nunca se fue; Fausto se exilióen el PES pero con él caminan las prácticas priístas y aquellos que 12 años han cobrado nómina en sus administraciones.

 

Si usted está pensando en divorciarse anímese, al fin que después puede regresar como si nadahubiera pasado, eso comprobaría que tiene madera de político; pero apúrele porque ya no quedan tantos huesos.

357 Visitas

Opinión Anterior

Hasta que la conveniencia nos separe
Juan Pablo Ríos y Valles Boysselle

Juan Pablo Ríos y Valles Boysselle   Tener cargo público y estar enamorado es lo mismo, en esos momentos el Partido es perfecto, los compañeros de bancada se convierten...