La Voz de Michoacan

DÓLAR Compra $18.40/ Venta $19.20

Morelia   15 °C

Jueves 18 de Octubre del 2018

Opinión

Arzobispo Carlos Garfias Merlos

 

Ante la actividad política que vivimos hoy, exhorto a todos los que compartimos la fe cristiana a la civilidad política y social, todos estamos llamados a construir nuestra democracia con interés, compromiso  y responsabilidad.

 

Ante las próximas elecciones de julio, los candidatos que buscan un puesto de elección popular deben estar a la altura de los tiempos políticos que demanda nuestra Patria y nuestros pueblos, permitiendo y promoviendo el desarrollo electoral en paz.

 

Todos los cristianos, como miembros de una sociedad democrática, estamos llamados a hacer un verdadero esfuerzo por lograr la reconciliación entre las distintas opciones políticas y en la medida de lo posible la integración de las propuestas y planteamientos que potencien la respuesta a las necesidades  más apremiantes de nuestras instituciones y pueblos para implementar su grandeza y belleza.

 

Las distintas posturas políticas en la contienda electoral nos piden ser más sensibles y conscientes de la necesidad de favorecer la unidad poniendo juntos todo el esfuerzo, para erradicar la corrupción, la ignorancia y las profundas desigualdades sociales que han marcado a nuestros pueblos. Por ello es necesario que los ciudadanos generen espacios de participación, exigencia, corresponsabilidad  y vigilancia en el proceso electoral.

 

Propiciemos una convivencia pacífica y respetuosa, puesto que todos buscamos el progreso, la justicia, el respeto a los derechos humanos y el bien de la Patria. Más allá de las diferencias ideológicas, sociales y religiosas, compartimos un territorio, una historia, unos valores, unas tradiciones, unos mismos ideales.

 

Los invito a todos para tener en cuenta  los siguientes temas en los distintos discursos y posturas políticas, que hagan conciencia a nuestras opciones como creyentes:

 

  1. Una nación en la cual se respeten a plenitud todos los derechos humanos.
  2. Un México más justo, solidario y participativo, con un sistema económico humano, que trabaje en la reducción de la pobreza y la desigualdad social; capaz de impulsar a todos a través del empleo digno y la promoción humana.
  3. Un estado de Derecho fuerte, justo, promotor y defensor de la dignidad humana.
  4. La transparencia y la rendición de cuentas, que disminuya drásticamente la impunidad y la corrupción.
  5. El fortalecimiento y las condiciones de vida digna para las familias.
  6. Educación de calidad, para promover una cultura solidaria.
  7. La protección al medio ambiente[1].

 

Sintámonos todos protagonistas en este tiempo electoral y como cristianos oremos y tengamos esperanza para que en este proceso se busque trabajar por el bien común, promoviendo el orden, la justicia, la equidad y la paz.

CEM, CV Asamblea Plenaria a los Candidatos a la Presidencia 2018, 12 de abril de 2018.

258 Visitas

Opinión Anterior

López Obrador y los sindicatos
Opinión

Arzobispo Carlos Garfias Merlos   Ante la actividad política que vivimos hoy, exhorto a todos los que compartimos la fe cristiana a la civilidad política y social, todos estamos...

ÚLTIMA HORA