La Voz de Michoacan

DÓLAR Compra $18.08/ Venta $19.06

Martes 22 de Enero del 2019

Opinión

Arzobispo Carlos Garfias Merlos

 

Ante la actividad política que vivimos hoy, exhorto a todos los que compartimos la fe cristiana a la civilidad política y social, todos estamos llamados a construir nuestra democracia con interés, compromiso  y responsabilidad.

 

Ante las próximas elecciones de julio, los candidatos que buscan un puesto de elección popular deben estar a la altura de los tiempos políticos que demanda nuestra Patria y nuestros pueblos, permitiendo y promoviendo el desarrollo electoral en paz.

 

Todos los cristianos, como miembros de una sociedad democrática, estamos llamados a hacer un verdadero esfuerzo por lograr la reconciliación entre las distintas opciones políticas y en la medida de lo posible la integración de las propuestas y planteamientos que potencien la respuesta a las necesidades  más apremiantes de nuestras instituciones y pueblos para implementar su grandeza y belleza.

 

Las distintas posturas políticas en la contienda electoral nos piden ser más sensibles y conscientes de la necesidad de favorecer la unidad poniendo juntos todo el esfuerzo, para erradicar la corrupción, la ignorancia y las profundas desigualdades sociales que han marcado a nuestros pueblos. Por ello es necesario que los ciudadanos generen espacios de participación, exigencia, corresponsabilidad  y vigilancia en el proceso electoral.

 

Propiciemos una convivencia pacífica y respetuosa, puesto que todos buscamos el progreso, la justicia, el respeto a los derechos humanos y el bien de la Patria. Más allá de las diferencias ideológicas, sociales y religiosas, compartimos un territorio, una historia, unos valores, unas tradiciones, unos mismos ideales.

 

Los invito a todos para tener en cuenta  los siguientes temas en los distintos discursos y posturas políticas, que hagan conciencia a nuestras opciones como creyentes:

 

  1. Una nación en la cual se respeten a plenitud todos los derechos humanos.
  2. Un México más justo, solidario y participativo, con un sistema económico humano, que trabaje en la reducción de la pobreza y la desigualdad social; capaz de impulsar a todos a través del empleo digno y la promoción humana.
  3. Un estado de Derecho fuerte, justo, promotor y defensor de la dignidad humana.
  4. La transparencia y la rendición de cuentas, que disminuya drásticamente la impunidad y la corrupción.
  5. El fortalecimiento y las condiciones de vida digna para las familias.
  6. Educación de calidad, para promover una cultura solidaria.
  7. La protección al medio ambiente[1].

 

Sintámonos todos protagonistas en este tiempo electoral y como cristianos oremos y tengamos esperanza para que en este proceso se busque trabajar por el bien común, promoviendo el orden, la justicia, la equidad y la paz.

CEM, CV Asamblea Plenaria a los Candidatos a la Presidencia 2018, 12 de abril de 2018.

303 Visitas

Opinión Anterior

Guardia Nacional, una parte mínima de la estrategia de seguridad para México
Opinión

Arzobispo Carlos Garfias Merlos   Ante la actividad política que vivimos hoy, exhorto a todos los que compartimos la fe cristiana a la civilidad política y social, todos estamos...

ÚLTIMA HORA