La Voz de Michoacan

DÓLAR Compra $19.75/ Venta $20.60

Morelia   17 °C

Imagen No disponible

Sábado 15 de Diciembre del 2018

Luis Sigfrido Gómez Campos

La propaganda y “las cancioncitas”

Luis Sigfrido Gómez Campos

Feb 04, 2018, 23:39

Compártenos

Luis Sigfrido Gómez Campos

 

Además de capacidad retórica y carisma personal un buen candidato debe contar con una buena asesoría técnica en materia de propaganda política. Algunos podrían minimizar estos aspectos de las campañas y decir que lo que importa a fin de cuentas son los aspectos de fondo, que las propuestas de los partidos políticos vayan respaldados por candidatos que sean honestos y que hablen converdad; que tengan una trayectoria limpia y que no prometan lo que no podrán cumplir.

Pero sucede que en la sociedad de masas en que vivimos, donde los resortes que mueven la voluntad de los electores es tan diversa, los motivos por los que a fin de cuentas alguien determinaotorgar su voto en un sentido o en otro son tan caprichosos o volátiles, por decirlo de alguna manera, que la propaganda política y todos los aspectos de forma como se presenta un candidato ante la sociedadlos realiza una o varias empresas profesionales y todos sus actos están fríamente calculados. Prácticamente nada es espontáneo, y cuando un candidato a la presidencia improvisa o se sale de la linea que le marcan sus asesores, generalmente comete errores que le cuestan puntos en las encuestas.

“En política la forma es fondo”, decía aquél viejo político ideólogo del PRI, Jesús Reyes Heroles, con lo que quería destacar que en nuestro país “los modos, gestos, actitudes, comportamientos, palabras, etc., o sea, lo externo, es materia o substancia que puede influir en decisiones trascendentales en la carrera de un político o funcionario público”, como bien refiere, el politólogo Fernando Rangel León. Sin que le demos un tratamiento de validez universal a este principio, considero que puede ser útil para entender la enorme trascendencia que tiene, en ciertas ocasiones y bajo determinadas circunstancias, la propaganda política y, particularmente,las cancioncitas pegajosas o jingle, que meten en sus spots para disuadir al electorado.

Recientemente escuché en una mesa de análisis, respecto al avance de la imagen de los candidatos a la presidencia de la república en nuestro país, que todos los analistas coincidieron en que la música del promocional del candidato Ricardo Anaya, era indiscutiblemente la mejor, de momento no identifiqué la melodía a la que se referían, hasta que hicieron alusión a la imagen del candidato que con su “guitarrita” a lo mejor no era la más afortunada. Algo así dijeron. Entonces fue cuando me cayó el veinte de que se referían seguramente al tema musical “Movimiento Naranja”, realizado para el partido Movimiento Ciudadano, quien es parte del Frente Ciudadano por México y, por lo tanto, propaganda política para el candidato a la presidencia de la república Ricardo Anaya. Coincidí totalmente.

Me enteré también, a través de las redes sociales, que la esposa de Andrés Manuel López Obrador grabó un promocional para su campaña; tambiénsupe que alguna banda de música grupera de las muy populares le grabó otro spot propagandístico, y de otros artistas que han querido colaborar con el candidato, pero ningún promocional de este tipo ha logrado colocarse en la mente del vulgo como lo ha hecho esa cancioncilla pegajosa de mo-vi-miento-tonaran-ja.

Lo mismo pasa con el candidato del PRI José Antonio Meade, no registro melodía alguna que acompañe o sea base de sus promocionales. Aunque veo y escucho poca televisión y radio, tengo la impresión de que están perfilando una campaña muy sobria alejada de estos conceptos propagandísticos. Es cierto que a estas alturas del proceso electoral los partidos todavía no despliegan toda su estrategia; pero a estas fechas ¿quién no ha visto  alguna persona tararear hasta inconscientemente esa musiquilla del partido naranja?

Hacer un mensaje de propaganda política musicalizado que tenga ese impacto en la sociedad no es cosa sencilla. Muchos podemos intentar hacer una frase de impacto o jingle con una música que pensamos que puede resultar pegajosa, pero debemos reconocer que esto es cosa de profesionales.

El autor de la canción de “Movimiento naranja”, es el compositor y productor de origen jaliscienseMoy Barba, quien tiene una gran experiencia y vocación para hacer este tipo de trabajos “de impacto” y ha realizado promocionales para las empresas Nike, Bonafont, Televisa Deportes, Juegos Panamericanos, el equipo Chivas de Guadalajara y otras campañas políticas.

No obstante, en ocasiones ni el propio compositor puede garantizar el éxito que tendrá un promocional. Lo que sí se puede advertir es que detrás de este tipo de trabajos siempre hay una gran cantidad de profesionales; es decir, en la actualidadtodo es un trabajo de equipo. En este caso, además de haber una empresa publicitaria, se tuvo el acierto de involucrar en el proyecto aYuawi López, un niño indígena de la sierra jalisciense que participó en unreality show de TV Azteca y al cual reprobaron. Pero acá, en la vida real, en el trabajo propagandístico de campaña en equipo ha resultado de la mayor utilidad para el apoyo de un candidato que le hacía mucha falta identificarse con el sector indígena, la clase más marginada de México.

La propaganda política no lo es todo, pero sí es un mecanismo muy importante para las campañas y para convencer a un número indeterminado de ciudadanos que se dejan influenciar por una tonadilla repetitiva, muy bien hecha, en este caso, en términos de promoción electoral de un partido.

[email protected]

551 Visitas

Opinión Anterior

El salario de los magistrados
Luis Sigfrido Gómez Campos

Luis Sigfrido Gómez Campos   Además de capacidad retórica y carisma personal un buen candidato debe contar con una buena asesoría técnica en materia de propaganda política. Algunos podrían...