Raúl Castellano

Opinión 2-01-01

LAS FUERZAS DE LA NATURALEZA

Raúl Castellano

Sep 13, 2017, 7:34

Compártenos

Por: Raúl Castellano.

 

Tal pareciera que las fuerzas naturales se hubieran confabulado para desatar sus poderosas fuerzas que pueden acabar con todo. Los huracanes Katia, Irma, y José, hicieron su recorrido sobre las aguas cálidas del Atlántico, hasta llegar a las Antillas, dejando con sus vientos de 240 km y en algunos trayectos, hasta de 295 km sostenidos, como ocurrió al pasar Puerto Rico, dejando una terrible devastación e inundaciones. Irma, huracán categoría 4, siguió su curso al Estado de Florida en el vecino país del norte, desviándose el ojo del huracán hacia el oeste, pegando en Key West y los demás Cayos, para continuar hacia la ciudad de Tampa; no por esto Miami se libró de los serios efectos que causa la lluvia y ocurrió el peor de los escenarios, sufrió inundaciones de 1 a 3 metros. Una cifra que rebasa las 700 mil personas que han tenido que evacuar.  Katia entró al Golfo de México y tocó México por el Estado de Veracruz; por fortuna, llegó con categoría 1 y los daños a causa de la lluvia fueron menores, aunque hubo tres personas fallecidas que lamentar.

 

Pero para nuestro país las cosas fueron también terribles, pero ya no por el huracán, o los huracanes, sino por el mayor sismo cuya fuerza no se había registrado jamás. El sismo de 8.2 grados Richter, se sintió en todo el sur y centro del país. Mucha gente se sitió sobrecogida por los acontecimientos verdaderamente catastróficos y otros muchos más, con miedo y temor de que hubiera réplicas o un tsunami. Los Estados en que más se sintió el temblor fueron Oaxaca, Chiapas y Tabasco, en los que desgraciadamente hubo pérdida de más de 96 vidas; muchos perdieron sus casas y hay miles de damnificados.

Todo este cuadro se vio precedido de un eclipse totas de sol, acontecimiento que no es frecuente y que a pesar de que tiene una explicación científica y de que es previsible y sucede con toda exactitud, para mucha gente es algo de un mal presagio, y otros más podrán pensar en que produjo los huracanes y el terremoto, pu3es la superstición y la ignorancia es mucha.

 

La Ciudad de México ha sido muy afortunada, ya que los daños fueron menores, sobre todo cuando se recuerda el sismo del 85, que fue de 8.1 grados Richter, es decir que fue menor y produjo miles de muertos, sin que se tenga una cifra precisa. Lo que ocurrió fue que el epicentro estuvo en la costa de Michoacán, a 400 km de la Ciudad de México, y el de ahora, ocurrió en la costa de Chiapas que está a 700 km. Esto salvó a la capital de un desastre todavía mayor que el del 85, y que no nos engañe el hecho es de que la diferencia fue de tan solo in decimal, pues en sismología representa una gran diferencia. La fuerza liberada por este terremoto, fue enorme, pero la distancia salvó a la Ciudad de México

 

Sabemos que los terremotos se producen por los movimientos de las placas tectónicas, como la de Cocos, en este caso y que no tienen nada que ver con los ciclones, simplemente coincidieron. Pero quiero volver a la cuestión de los huracanes que cada vez son más frecuentes y más poderosos y destructivos. Ahí va José siguiendo la ruta de Irma y quien sabe cuántos destrozos causará y cuántas vidas cobrará, pues es igual de potente.

 

Estos huracanes en cadena, uno tras el otro, han sido una advertencia para que todos estén conscientes de que se deben atender las medidas, para que todos los países comprometidos por los acuerdos de Kyoto y de Paris, cumplan las medidas para contrarrestar los cambios que ha venido sufriendo el clima, con veranos más calientes e inviernos más fríos, lluvias torrenciales donde antes no ocurrían o sequías donde no las había.

 

¿Cuántos huracanes más se tendrán que producir para que los incrédulos se convenzan de que el Cambio Climático es a causa del Calentamiento Global, y que este se produce por los gases de Co2, por los gases con efecto invernadero, que se emite a la atmósfera?

 

Temperaturas cada vez más alta, glaciares derritiéndose, nivel de los mares en aumento. El Calentamiento Global es una cosa seria; sin embargo, George W. Bush, siendo Presidente de los Estados Unidos, decidió que su país se retirara del Tratado de Kyoto de 1997 para combatir el Cambio Climático. Esto no sería tan grave, si no fuera porque EEUU es el país del mundo, que contamina más, por mucho. Con solo 4% de la población mundial, contamina el 25%.

 

El Ártico y la Antártida se deshielan a pasos agigantados, los picos de las altas montañas están perdiendo las nieves eternas que los cubrían. Es posible que las nieves del pico del famoso Kilimanjaro en Tanzania, ya hayan desaparecido, después de más de 15 años desde que comenzó el derretimiento.

 

Es muy preocupante la posición que ha tomado Trump en este tema, pues hay que recordar que decidió retirar a su país del Acuerdo Climático de París. Y peor todavía ya que ha calificado al Cambio Climático como una farsa y se negó a apoyar la Cumbre del G-7, diciendo que necesita más tiempo para tomar una decisión, cuando que en realidad no hay tiempo, porque estamos en una carrera contra él.

 

Recordemos también que el Acuerdo de París fue firmado par cerca de 200 países en el 2015 y su objeto es el de disminuir la emisión de gases de dióxido de carbono y otras emisiones por la quema de combustibles fósiles. En su momento, Obama ofreció y se comprometió a reducir las emisiones de su país, para el 2025, en un rango que va del 25 al 28% con respecto a los niveles que tenían en 2005.

 

La actitud de Trump es totalmente irresponsable y va en contra del bienestar de toda la humanidad y de su propio pueblo. Abandonar e ir en contra de la lucha contra uno de los desafíos más inquietantes de la humanidad y mientras muchos países tratan de utilizar energías limpias, Trump trata de volver al pasado, en una acción retrógrada, a usar carbón mineral, decisión que va en contra de la ciencia y de toda razón.

La prueba más cercana que tiene Trump está en su propio país, y más recientemente, en Alaska, parte de su territorio, que ya sufre también los efectos del calentamiento global. Pero este hombre tiene la peor característica que puede tener un gobernante, que es la imbecilidad y contra ella ningún poder humano puede.

 

135 Visitas

Opinión Anterior

Fiscal independiente
Raúl Castellano

Por: Raúl Castellano.   Tal pareciera que las fuerzas naturales se hubieran confabulado para desatar sus poderosas fuerzas que pueden acabar con todo. Los huracanes Katia, Irma, y José,...

ÚLTIMA HORA