IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de junio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.6

18.4

Foto: El Universal. En la Trinitaria sólo .87 % de la población tiene acceso a internet.

No tienen Internet entidades en pobreza y de difícil acceso

17 de mayo, 2017

El Universal/La Voz de Michoacán

Tziscao, Chiapas.  De las 400 familias que hay en Tziscao, comunidad del municipio La Trinitaria, sólo 0.87% tiene acceso directo a internet; para poder conectarse han adquirido un teléfono de la compañía Tigo y captan la señal de la aldea El Quetzal, Guatemala.

Hoy se conmemora el Día de Internet y de acuerdo con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), las entidades con menores recursos económicos y difícil orografía se mantienen con la menor penetración del servicio.

El promedio nacional de penetración de banda ancha fija es de 48 suscripciones por cada 100 habitantes; sin embargo, cifras al cuarto trimestre de 2016, indican que Chiapas tiene 19.27 suscripciones de banda ancha fija por cada 100 habitantes, Oaxaca tiene 21.23, Tabasco, 21.99; Campeche, 26.24; Hidalgo, 26.83, y Guerrero, 29.28.

La comunidad de Tziscao, colindante con Guatemala, es un pueblo que vive del turismo y de acuerdo al Inegi, 99.13% de las viviendas tiene electricidad, ninguna cuenta con agua entubada, 99.42 de los hogares tienen excusado o sanitario, pero sólo 11.34% de los habitantes tiene vehículo, mientras que 0.87% cuenta con una computadora personal, además, 6.4% de los habitantes tiene teléfono celular y solamente 0.87% tiene acceso a internet.

En las tiendas del pueblo, los lugareños pueden comprar teléfonos, chips con números de la compañía Tigo, pero también se pueden hacer cargas de internet y llamadas para esa empresa con sede en Luxemburgo, desde cinco quetzales (12.70 pesos).

En la Selva Lacandona y Sierra Madre de Chiapas, las comunidades han contratado servicios de internet inalámbrico de empresas ubicadas en Guatemala, donde de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística (INE) de ese país, hay un crecimiento anual en este rubro, de 1.4% en la zona rural.

Sin embargo, lo nuevo para acceder a internet en comunidades es el servicio que venden algunos particulares y que retrasmiten con antenas inalámbricas de la empresa Telmex desde varios kilómetros de distancia.
Mario Jiménez Hernández, quien conduce uno de los 40 mototaxis que circulan en la comunidad platica: “Yo le pongo 20 quetzales (50.80 pesos) y con esto tengo para llamadas e internet por una semana”.

El joven estudia la escuela secundaria y dice que el internet no es un lujo, sino una necesidad.

Emprendedor. En el pueblo de Tziscao, un joven egresado en sistemas computacionales acaba de emprender un proyecto para brindar internet a los hogares, con un límite de megas que van de los 100, 200, 300 y 400 pesos, pero la mayoría de estudiantes no tienen los recursos suficientes para pagar el servicio.

La empresa tiene una decena de usuarios, principalmente dueños de cabañas y posadas, donde llegan turistas nacionales y extranjeros.

Sin embargo, los jóvenes de escasos recursos económicos tienen que sentarse bajo las piedras que están frente a la clínica de la Secretaría de Salud, para poder captar la red wifi abierta de internet de banda ancha de Punto México Conectado, aunque solamente pueden acceder al servicio 10 aparatos.
Desconectado. Arturo Tapia, maestro de música de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), llegó a Tziscao, para conformar un coro musical de niños y adolescentes de México y Guatemala.

Platica que desde que se instaló en Tziscao solo tiene acceso de servicio de internet de la red de señal abierta de wifi, en la clínica de la Secretaría de Salud de la comunidad, a donde tiene que ir para responder a correos electrónicos y mensajes en redes sociales.

Originario de Ciudad de México, Tapia considera que el internet es una herramienta esencial para comunicarse con sus compañeros músicos que trabajan Europa y América del Norte, amigos y familiares, aunque se resigna y dice que no contar con una red de wifi abierta, le permite más tiempo para leer y preparar a los jóvenes que integran la Orquesta Binacional Maya Chuj México-Guatemala.

El maestro de música reparte su tiempo en esta región, de la siguiente forma: de domingo a miércoles en Tziscao y de jueves a sábado en Guaxacaná, en territorio guatemalteco, en la región Huista, del departamento de Huehuetenango.

Comparte la nota

Publica un comentario